thumbnail Hola,

El Muñeco está enfocado en armar “un equipo con el que la gente se identifique” y volvió a pedir por la presencia de Pratto, su gran deseo de cara al próximo semestre.

La claridad en los conceptos, las convicciones futbolísticas y el deseo de que su trabajo tenga como fruto un equipo que identifique al paladar Millonario hacen que el discurso de Marcelo Gallardo sea agradable para el oído de los hinchas de River. Pero el Muñeco sabe muy bien con qué tiene que acompañar las palabras para lograr sus objetivos.

“Cuando estás en River, tenés que asumir riesgos. Hay muchas maneras de poder desarrollarse, a mí dame la de querer ser protagonista desde el intento y no desde la boca”, expresó el flamante entrenador.

Pero más allá de que su figura combine a la perfección con el estilo histórico, el pasado reciente aparece como una carga que Gallardo buscará alivianar con buen juego: “Yo tengo confianza de que el equipo va a dar respuesta, un equipo con el que la gente se pueda identificar, no pienso en la comparación con Ramón Díaz. La gente reprueba cuando el equipo no responde”, expresó en declaraciones a Fox Sports.

Igualmente, el Muñeco tiene claro que habrá comparaciones y se defendió con una realidad irrefutable. “La diferencia va a ser por los jugadores que no están. No tenés a Teo (Gutiérrez) y Cavenaghi, Carbonero, Ledesma, Balanta. La mitad del equipo campeón, afuera. Bajo esas circunstancias tenemos que armar el mejor equipo posible”, planteó.

Para lograr sus objetivos, el técnico es consciente de que necesita refuerzos. No lo oculta. Y tampoco se censura de mencionar nombres propios: primero fue Scocco y hoy es Lucas Pratto. “Son las mejores alternativas del fútbol argentino y se lo comuniqué a los dirigentes. Yo entiendo que la esperanza del jugador es pegar el salto a un club grande. Tengo esperanzas. ¿Si hay otro nombre? No, no tengo otra opción”, aseguró.

La pregunta de qué pasará en caso de que no llegue un hombre fuerte en ataque es motivo de preocupación para los hinchas, y Gallardo tiene en claro lo que no debe ocurrir: “Tengo esperanza que podamos concretar la llegada de Pratto y si no, veremos. El tema es no generarles responsabilidad a los más jóvenes. No le podemos dar la responsabilidad absoluta de que sean ellos los que ganen los partidos o ponerse el partido al hombro. Hay jugadores que están para eso y otros que necesitan referencias para que los puedan acompañar”.

Por último, el DT confirmó que “con Fernando (Cavenaghi) afuera, el capitán va a ser Barovero” y prefirió evitar hablar de 'transición': “Los desafíos son permanentes, yo lo tomo como un desafío muy importante. No me quiero apoyar en esa palabra para ganar tiempo porque tampoco lo siento así. Soy un competidor nato voy a salir a competir con lo que mejor tenga para defender el título y ser competitivo en todos los frentes”.

Relacionados