thumbnail Hola,

La Bruja y el Gringo darán la última función frente a sus hinchas, ya que se retirarán tras el torneo. ¿Y Román? ¿Será su último partido en Boca?

Las despedidas son esos dolores dulces dicen los Redonditos de Ricota en una de sus canciones. Y este fin de semana habrá al menos dos -quizás tres- situaciones que evocarán la letra de Gualicho, el tema en cuestión. Juan Sebastián Verón, Gabriel Heinze y, probablemente, Juan Román Riquelme, jugarán por última vez ante sus propios hinchas, esos que los idolatran, que los aplauden a rabiar, que les agradecen por todo lo dado domingo a domingo.

Estudiantes recibe el sábado a San Lorenzo y, si bien aún mantiene las chances intactas de ser campeón, los flashes se los va a llevar Verón. La Bruja, que se retirará tras este torneo, jugará su último partido con sus hinchas en la tribuna, ya que en la última fecha el Pincha viajará a Victoria para visitar a Tigre. Debido a la especial ocasión, los dirigentes del León le pidieron al APreViDe -y el organismo de seguridad autorizó- a vender entradas a los no socios, para que todos puedan decirle adiós a uno de los máximos ídolos de la historia pincharrata. Se espera una fiesta en La Plata, con una despedida "a lo NBA", en la que se colgará una pancarta en el estadio con la camiseta número 11, la de la Bruja...

Otro que se despide ante sus hinchas es Heinze. El Gringo volvió a Newell's para ser campeón y lo consiguió en el Torneo Final 2013, con Gerardo Martino en el banco de suplentes. El defensor quizás se retire tras el partido del sábado ante All Boys, sin jugar la última fecha, y es por eso que los leprosos, que seguramente llenarán el Marcelo Bielsa, le preparan una despedida especial.

El caso de Riquelme no está del todo claro, aunque en La Boca ya parece respirarse un aire de desdepedida. Román, a quien los dirigentes no quieren renovarle el contrato, vence su vínculo con el club en el cual ganó todo y del cual es hincha tras el actual torneo. Si bien su suerte aún no está echada, el operativo desgaste encabezado por Angelici y compañía parece estar dando sus frutos y el 10 no tendría muchas ganas de seguir en un lugar en el que, al menos los dirigentes, no lo quieren.

Claro que, por el otro lado, están los hinchas, que se manifiestan una y otra vez a favor del ídolo, y que preparan un gran recibimiento para Román este domingo en La Bombonera ante Lanús, en un partido en el que Boca no juega por casi nada y que, como condimento, tendrá a otra gloria del club en el banco contrario: Guillermo Barros Schelotto.

Fin de semana de grandes despedidas en el fútbol argentino. En el Estadio Único, en el Coloso del Parque y en La Bombonera, las luces se encenderán por última vez para ver las funciones de estos artistas mundialmente reconocidos. En el caso de la Bruja y el Gringo, la despedida será total. Restará conocer el final de la novela de Román. El fútbol, por lo pronto, ya los extraña...

Artículos relacionados