thumbnail Hola,

Mauricio Caranta vivió un momento incómodo con un alcanzapelotas promediando el segundo tiempo. El uruguayo tuvo que calmar al arquero que se había desencajado.

El clásico rosarino quedó para Central que ganó 1-0 con gol de Franco Niell. Gran parte de ese triunfo los Canallas se lo deben a su arquero Mauricio Caranta, quien apagó todos los posibles incendios que merodearon su área y puso tranquilidad en cada pelota. Pero el 1 vivió un momento incómodo con un alcanzapelotas a los 26 minutos de la segunda parte, cuando, totalmente desencajado, le fue a reclamar algo al árbitro, Loustau. Por ir tan lejos, el juez decide amonestarlos (llegó a la quinta amarilla) y allí Caranta explotó aún más. Un par de jugadores de Newell’s intentaron ayudarlo, pero no tuvieron éxito, hasta que llegó Sebastián Abreu.

"Lo de Caranta es un tema delicado, cuando se tocan temas personales y difíciles del ser humano, excedemos los límites, estaba desencajado. Lo dejo ahí, no quiero entrar en detalles, por suerte después se reacomodó en el partido", dijo el delantero uruguayo, quien tuvo que agarrar de la cara al arquero luego del incidente para que se vuelva a enfocar en el partido y se olvide del hecho.

Relacionados