thumbnail Hola,

Después del triunfo ante Lanús, el ánimo del plantel es ideal pensando en Boca. ¿El equipo? Ramón Díaz no dio pistas y mantiene la incógnita.

Se puede repetir hasta el hartazgo que los Superclásicos son partidos aparte, pero el semblante anímico juega un papel fundamental. Nadie puede escapar de su actualidad y la de River, que se percibe fácilmente, es ideal para afrontar los días previos al partido más importante del torneo.

Y esto no es necesariamente porque el equipo de Ramón Díaz haya dado cátedra de buen fútbol en los últimos encuentros. Lejos está de esa realidad. Pero el triunfo ante Lanús alcanzó para atraer la calma que tanto necesitaban en Núñez y, sobre todo, para crear un ambiente de confianza dentro del grupo, que vive prácticas tan exigentes como distendidas en Ezeiza.

La única alarma la encendió Cavenaghi, quien se volvió a entrenar diferenciado por una inflamación en el dedo pulgar de su pie derecho. Pero para tranquilidad de los hinchas, y del técnico, no hay dudas sobre su presencia el domingo.

El Torito llegará al Superclásico con el objetivo de repetir la historia del 2004, cuando su gol sirvió para conseguir un triunfo en la Bombonera, el último encuentro que River ganó en el Alberto J. Armando. Y hay una motivación extra para el delantero, porque después de esa victoria, el Millonario terminó consagrándose campeón.

En cuanto a la formación, habrá que esperar para despejar las dudas que surgieron luego del último partido. ¿Cuáles son? Por un lado, saber quién ocupará el lateral izquierdo. Ferreyra y Ramiro Funes Mori, quien mostró más oficio para ocupar el puesto, se disputan el lugar. Pero el Pelado sorprendió probando con Urribarri en la práctica de esta mañana. Igual, todo indica que el titular será el Malevo.

Kranevitter pide pista
, pero volvería a ocupar un lugar en el banco, y seguramente tendrá su oportunidad en el complemento, cuando Ledesma comience a sentir el desgaste.

La mayor incógnita está en la delantera. Villalva tuvo un partido casi perfecto ante Lanús, pero Teo Gutiérrez recibió el alta médica y está en condiciones de volver. ¿Entonces? La presencia y experiencia pesarían más en la consideración de Ramón y, por eso, el colombiano ganaría la pulseada. Así, el Keko volverá a ser la primera opción de recambio si las cosas no salen.

En la conferencia de ayer, Barovero destacó la importancia de lograr un triunfo para meterse en la lucha: “La victoria no te garantiza nada porque el torneo es parejo, pero nos daría chapa de candidatos”. Y tiene razón. El fin de semana, los de Ramón tendrán una prueba que puede ser determinante en la lucha por el campeonato.

Y por lo menos en la previa, el clima pinta ideal para conseguir un buen resultado en La Boca, diez años después…

Relacionados