thumbnail Hola,

Goal repasa las situaciones más importantes que dejó el debut del campeonato: desde el batacazo de Olimpo ante San Lorenzo hasta el polémico festejo de Ponzio en el Monumental.

Los equipos argentinos pusieron primera en el campeonato y el debut del Torneo Final 2014 dejó mucha tela para cortar. ¿Por qué se va a recordar la 1ª fecha? Goal te lo cuenta.

El batacazo de la fecha lo dio Olimpo en Bahía Blanca. El conjunto de Walter Perazzo echó por tierra la expectativa que generaba la presentación del renovado San Lorenzo, con el estreno oficial de Bauza en el banco y el debut de Nicolás Blandi, y le ganó 2-0 con goles de Miralles y Furios. El último campeón empezó el torneo con el pie izquierdo pero en una parada difícil, que seguramente verá a varios candidatos dejar puntos en el camino.

En La Paternal, Claudio Borghi concretó su esperado regreso a Argentinos y le hizo honor a la famosa frase: debutó y le ganó 2-1 a Godoy Cruz. Además Leonardo Pisculichi, otro de los que volvió para afrontar un torneo que será duro para el conjunto del Bichi, cumplió con un gran rendimiento, con un gol y una asistencia en el tanto de Cano. Tarde perfecta para el Bicho.

A 28 años de la chilena de Enzo ante Polonia, Valentín Viola le rindió un buen homenaje al uruguayo en el Cilindro. A los 38 minutos de la primera etapa, el delantero recibió un centro de Villar y abrió el marcador con una linda pirueta que seguramente terminará convirtiendo su gol en uno de los más lindos del campeonato. Además, sirvió para que los de Mostaza le ganen 3-0 a Colón. Y la fecha se cerró con otro golazo: Ismael Blanco la picó con clase en el 2-2 de Lanús ante Belgrano, en Córdoba.

El insólito gol errado por Sebastián Abreu ante Quilmes no puede quedar fuera de la lista. El goleador ingresó a los 76 minutos, aprovechó una desinteligencia entre Peratta y Carli, cabeceó con el arco a su merced y sin resistencia alguna pero... La pelota se fue pegada al palo. Por suerte para el Loco, el Canalla terminó venciendo al Cervecero 1-0.

La presencia de Alejandro Sabella en Rosario tampoco pasó inadvertida. El DT de la Selección vio atento el partido que Newell’s y Boca empataron 0-0 en el Parque de la Independencia, para seguir de cerca a los jugadores que forman parte del Seleccionado: Orion y Gago, por el lado del Xeneize, Maxi Rodríguez (a quien no le cobraron un claro penal en el primer tiempo) y Banega que hizo su presentación en la Lepra.

Por último, el festejo polémico de la fecha llegó de la mano de Leonardo Ponzio. El volante metió el gol del triunfo de River frente a Gimnasia y se golpeó el pecho ante la platea, que durante todo el partido murmuró cuando el excapitán agarró la pelota. Pero después de descargar su bronca, se fundió en un abrazo con Cavenaghi, para dejar atrás los rumores de roces entre los dos líderes del plantel de Ramón Díaz. Buen gesto.

Relacionados