thumbnail Hola,

El volante le pegó al ídolo Xeneize y habló sobre el vestuario de Boca: "A mí lo único que me ponía feliz era jugar los domingos, la semana la sufría".

La salida de Walter Erviti de Boca en junio todavía repercute en el club. Mucho se habló sobre la mala relación de Juan Román Riquelme con los jugadores más afines a Julio César Falcioni, como lo eran Erviti, Leandro Somoza y Santiago Silva. Los tres decidieron irse del Xeneize antes del comienzo de esta temporada, diciendo pero no diciendo las razones. El vestuario, se sabía, era el principal motivo. Y Riquelme, el apuntado sin mencionar.

Hoy, Walter Erviti dio algunas pistas más del por qué de su alejamiento. Y el blanco, esta vez más directo, fue el 10 de Boca: "Román tiene bien ganado todo. Pero si maneja Boca es porque alguien se lo permite. A mí lo único que me ponía feliz era jugar los domingos, la semana la sufría", contó el surgido en San Lorenzo en diálogo con el programa de radio Rock and Closs.

"El día que habló mal de los más grandes, estando afuera, algo se rompió y lo hablé con él", siguió Erviti contado cómo era su relación con el enganche, que había criticado a los referentes que habían quedado en el club cuando el 10 decidió un retiro voluntario de seis meses en 2012. "En Boca hay jugadores que no quieren escuchar, que no les gusta que les digan las cosas. Uno habla cuando el otro quiere escuchar. Cuando vos hablás y sabés que el otro no te quiere escuchar, no sirven las palabras", comentó Erviti, ¿en referencia a Román?

Si algo dio a entender el ex-Banfield y actual del Atlante, es que no la pasó bien en su estadía en el Xeneize: "Se sufría porque lo que se hablaba en el vestuario, a los diez minutos salía en todos lados. Hay situaciones que incomodan, en el día a día pasaban cosas que no te dejaban estar tranquilo y se sufría mucho. Hay muchos jugadores que sufren estando en Boca, como Caruzzo, que no la pasó nada bien, por eso me pone contento su pase a la U. Católica".

"Es muy complicado ganar algo con un vestuario partido", siguió Erviti contando cuál era el clima interno de un equipo que ganó un campeonato local, una Copa Argentina y llegó a la final de la Libertadores, todo con Riquelme en el equipo y Falcioni en el banco. " Yo no creo que en Boca esté escrito que sólo tres o cuatro disfruten el día a día, pero a veces pasa...".

Ya pensando en el futuro, el volante comentó cuál es su idea y cómo está en México: "Acá encontré un ritmo de vida que mi familia disfruta. Mi deseo es terminar mi carrera en Banfield", equipo con el que fue campeón en 2009 y que lo quiere para la segunda mitad del torneo de la B Nacional, campeonato en el cual el Taladro es líder. ¿Volverá ahora?

Artículos relacionados