thumbnail Hola,

La Asociación del Fútbol Argentino evalúa un nuevo formato de competición para la temporada 2015/2016. ¿Llegará a implementarse o volverá a quedar cajoneado?

Es de público conocimiento que el actual sistema de desarrollo del certamen de Primera División no convence a los principales dirigentes del fútbol argentino, quienes lo demostraron en los últimos años buscando variantes para modificar el agotado formato de los denominados torneos cortos.

Más allá de los retoques mínimos que hubo en el método de disputa desde comienzos de la década del '90 hasta hoy, hace tiempo que la entidad que preside Julio Humberto Grondona promueve la realización de un campeonato más competitivo desde lo estructural, porque resulta evidente que ya no puede ofrecerlo desde lo estrictamente futbolístico.

Luego del descenso de River, se intentó impulsar la unificación de la máxima categoría con la Primera "B" Nacional, pero la opinión pública lo rechazó enseguida por tratarse de una medida que de alguna manera hubiera garantizado una permanencia ficticia para el Millonario. Sin embargo, en la AFA se quedaron con la espina y ahora quieren revancha.

Tras el fracaso de la Super Final, que no despertó demasiado interés, los directivos volvieron a la carga con un cambio radical pensado para la temporada 2015/2016 y propusieron que la Primera pase a tener 30 equipos, al igual que la Primera "B", de modo que el actual Nacional quedaría disuelto. Con respecto al apurado proyecto de 2011, hay dos diferencias sustanciales: los diez ascensos serían por mérito deportivo y el sistema iría mutando de manera gradual, lo que incluiría un torneo largo en 2014/2015.

Ante esta nueva iniciativa en pos de reformar los campeonatos locales, cabe preguntarse cuáles son los motivos por los cuáles desde la casa madre del fútbol argentino no están conformes con el formato vigente. ¿Se buscará de esta forma agregarle incertidumbre a un certamen que cuenta cada vez con menos brillo en las canchas y no entrega desde lo deportivo lo que sí puede brindar desde lo emocional? ¿Responderá a un capricho que Grondona quiere cumplir en el tramo final de su mandato?

La realidad marca que de a poco se han ido derrumbando pilares fundamentales para la captación del público. La acelerada fuga de figuras como consecuencia de la insolvencia de los clubes -que el Fútbol Para Todos tampoco pudo solucionar- y la prohibición de los visitantes en los estadios golpearon de lleno la esencia de un espectáculo que ahora, desde una nueva organización, buscarán reinventar.

¿Y los promedios, tan cuestionados por los clubes, los hinchas y todo el mundo del fútbol? Eso, por el momento, no se toca.

Relacionados