Once equipos con chances de ser campeones

A falta de tres fechas para el final del Torneo Inicial, más de la mitad de los competidores tienen posibilidades matemáticas de dar la vuelta olímpica.

Un campeonato para todos. Nunca mejor puesto el slogan. Es que, a falta de tres fechas para que termine el Torneo Inicial, once equipos tienen posibilidades matemáticas de ser campeones. Sí, once. La irregularidad del fútbol argentino prohíbe las postas indiscutidas y les abre el abanico a múltiples escenarios. Se viene un final de torneo a radio prendida y oídos puestos en varias canchas. Veamos…

Desde San Lorenzo hasta Rosario Central. Desde la primera ubicación hasta el puesto once. Los rosarinos tienen 22 puntos, ocho menos que el Ciclón. Un milagro les permitiría quedarse con el título. Si Casla pierde todos sus partidos, si Newell’s y Arsenal empatan entre sí y se van derrotados en los dos restantes encuentros. Si Boca y Lanús hacen lo propio. Si Vélez, Godoy Cruz, Atlético de Rafaela y Argentinos pierden tres puntos. Si Estudiantes empata al menos un partido, el Canalla, ganando todo lo que le queda, festejará en su vuelta a Primera. Muchos equipos, demasiados. Así las cosas, así el fútbol argentino.

La estadística sin contexto engaña. Pero sirve para graficar, prueba palpable de un diagnóstico que, de tan alocado, es complicado de determinar. ¿Es el fútbol argentino aburrido como muchos dicen? Si a falta de tres fechas casi que no ofrece certezas, amenazando las ilusiones y condenando a quienes se bajan de la pelea. A partir del viernes, cuando la pelota empiece a rodar en Liniers, el surtido de candidatos se reducirá. O Vélez o Godoy Cruz, equipos que abren la 17, perderán el respaldo de las matemáticas.

A esta altura, el Torneo Final, en el semestre pasado, ofrecía un contexto similar. Entre Newell’s, el líder habiéndose disputado 16 partidos, y Quilmes, que estaba séptimo, había una diferencia de ocho puntos. En el medio, cinco equipos: Lanús, River, San Lorenzo, Godoy Cruz y Arsenal. La diferencia entre esta y aquella edición era la solidez del líder. El margen otorgado por Newell’s en el Final se debió más a dificultades que tuvo el equipo de Gerardo Martino para afrontar la doble competencia.