thumbnail Hola,

Con más ímpetu que juego, el equipo de Bianchi arremete en la recta final. Sabe que no tiene margen y, tras la victoria ante Tigre, le puso el aliento en la nuca a Newell's.

Quedan cuatro fechas. Tras el empate ante San Lorenzo, Newell's continúa en la punta, pero ahora tiene a un nuevo escolta, uno de esos que nadie quiere tener. Boca le ganó a Tigre a lo Boca, con dos goles sobre el final, con mucha presión y una cancha que se venía abajo. Así, los de Carlos Bianchi quedaron a dos puntos de La Lepra, al igual que el Ciclón, con 12 en juego...

Si bien el torneo de Boca no es bueno en cuanto al juego, lo cierto es que los resultados, propios y ajenos, se le fueron dando para llegar a la recta final con chances reales de coronarse. Sin Gago, uno de los tantos lesionados que sufrió el Xeneize en este semestre, los de Bianchi demostraron que con garra y fuerza en lugar de juego, siguen siendo de temer.

La victoria agónica ante un Tigre que propuso poco y nada pero que se encontró en ventaja de casualidad, seguramente puso en alerta los ánimos en Rosario. Si Boca no ganaba, quedaba fuera de carrera. Pero el gol del Cata Díaz le dio una vida más al conjunto de La Ribera, una vida que Boca quiere hacer valer. Si de algo sabe el Virrey, es de pelear campeonatos. Y si encima el equipo al que dirige es Boca, la presión que ejerce sobre sus rivales, más cuando viene corriendo de atrás, se multiplica.

"La hinchada de Boca nos metió en nuestro arco", dijo Gabriel Peñalba, volante de Tigre, tras el partido de esta tarde en La Bombonera. Lo cierto es que la hinchada xeneize llenó la cancha y alentó durante los 90 minutos, aún con su equipo abajo en el marcador y jugando, siendo generosos, de manera mediocre. Pero Boca es Boca, y Bianchi es Bianchi. El entrenador sabe que tiene que ganar lo que queda sí o sí, por eso ante el Matador metió 5 (¡cinco!) delanteros en cancha y el Xeneize lo terminó dando vuelta, más por empuje que por claridad conceptual o juego en equipo.

Si bien aún falta que juegue Arsenal (en unas horas, ante Lanús: si gana, se pone a un punto de Newell's) lo cierto es que el triunfo de Boca le pone picante a un campeonato en el que la estrella es la irregularidad. ¿Podrá el conjunto de Alfredo Berti aguantar la presión del Xeneize? La próxima fecha será clave. La Lepra, sin Maxi Rodríguez, su figura, convocado a la Selección, deberá visitar a Tigre. En Sarandí, Arsenal recibirá a Boca y, en el Bajo Flores, San Lorenzo se medirá con Belgrano.

Se viene Boca, con todo lo que eso implica. ¿Lo aguantarán?

Artículos relacionados