Bianchi improvisa otra vez

Con Erbes y Zárate en veremos por molestias físicas, el DT de Boca paró a Caruzzo como lateral derecho y al juvenil Padilla por la izquierda. Llamen a un brujo.

Los lesionados no le dan respiro a Carlos Bianchi. Todos los jueves, cuando el entrenador de Boca dispone la práctica de fútbol previa al partido del domingo, hay sorpresas. Improvisaciones, pruebas. Esta vez, como casi siempre, fue el turno de la defensa. Matías Caruzzo tuvo que jugar como lateral por la derecha y al juvenil Maximiliano Padilla por el otro costado.

Es que Cristian Erbes y Nahuel Zárate no se entrenaron a la par de sus compañeros. Ambos están en duda para visitar el domingo a Godoy Cruz, desde las 21:15. El Pichi arrastra las complicaciones del desgarro que sufrió ante Argentinos, y, acaso, está pagando el hecho de haber retornado tan pronto, dos semanas después de esa lesión cuando los médicos indican un mes de rehabilitación para lesiones de ese tipo. Zárate sufrió un golpe en la tibia dos días antes del partido contra River, desde entonces le duele y ahora lo margina.

El equipo que paró Bianchi pensando en la visita a Mendoza: Agustín Orion; Matías Caruzzo, Daniel Díaz, Claudio Pérez, Maximiliano Padilla; Jesús Méndez, Pablo Ledesma, Juan Sánchez Miño; Juan Román Riquelme; Juan Manuel Martínez y Emmanuel Gigliotti.

¿Quién es Padilla? Oriundo de Salta, categoría 94 y mide 1.83. Se desempeña como lateral por la izquierda en el equipo de Reserva y contra Rosario Central, Bianchi decidió concentralo por primera vez. El pibe, que llegó al club a los 12 años, podría tener su gran chance ante el equipo dirigido por uno de sus ídolos, Martín Palermo.