thumbnail Hola,

Con Maxi Rodríguez afiladísimo, Newell's parece no extrañar a su goleador. Venció a Quilmes y se mantiene en lo más alto, además de ser el equipo más anotador.

Después de la eliminación en la semifinal de la Copa Libertadores ante Atlético Mineiro y con el alejamiento de Gerardo Martino, mucho se habló de cómo afrontaría Newell's la transición. Y con la salida de Ignacio Scocco, la pregunta era quién se encargaría de marcar. La respuesta aparece en cada presentación y el 2 a 0 ante Quilmes ratificó una vez más el rol superlativo de Maxi Rodríguez en esta tarea.

La Lepra llegaba al Centenario con la obligación de defender la punta de la amenaza de San Lorenzo, que esta vez jugaba más tarde. Al mismo tiempo, era una nueva prueba del estilo que Alfredo Berti mantiene a ultranza. Sin embargo, la primera mitad encontró al rojinegro mucho menos dedicado a la posesión de la pelota, pero a su vez más punzante.

Los juveniles del Cervecero pusieron en aprietos a Nahuel Guzmán y controlaban la pelota en la zona media, clave en el juego rosarino. Pero nada pudieron hacer ante un ataque letal, en el que la pelota arrancó en la izquierda, pasó por Bernardi, la filtró para Pérez y el centro fue rematado por Maxi Rodríguez, quien marcó por quinto partido consecutivo.

Ya en la segunda etapa y con la ventaja en el marcador, apareció ese Newell's paciente, que marea al rival y que disfruta de la pelota. El tanto para liquidar la historia llegó después de un centro de la Fiera que Diego Mateo, uno de los más queridos del equipo, alcanzó a desviar. Era 2 a 0 y no se movería, aunque la "cucharita" de Rodríguez que pasó a centímetros del palo ante la salida de Peratta merecía un festejo.

Demostracion de contundencia por parte de la Lepra, que fue inteligente cuando le interrumpieron su juego y luego se floreó con la ventaja. Y llegó a los 16 goles en el certamen para igualar a Belgrano como el equipo con mayor producciónen ofensiva, sin extrañar a su goleador.

Artículos relacionados