thumbnail Hola,
Gago y Riquelme ilusionan al Mundo Boca

El plan de Bianchi para poner a Gago y Riquelme

Gago y Riquelme ilusionan al Mundo Boca

Boca Juniors training Torneo Inicial Fernando Gago - Juan Roman Riquelme

El entrenador Xeneize cambiará el sistema táctico para que puedan jugar sus dos estrellas. Lo probaría ante Quilmes y, si funciona, repetiría en el Superclásico.

Carlos Bianchi tiene una idea: que Juan Román Riquelme y Fernando Gago jueguen juntos. Ojo, a cualquiera se le hubiese ocurrido lo mismo, pero no es fácil llevarlo a la práctica. Primero que nada, porque las lesiones, de Pintita y luego de Román, todavía no se lo permitieron y ya se jugó más del 40 por ciento del Torneo Inicial. Segundo, por la dificultad para equilibrar la mitad de la cancha con dos jugadores de características más ofensivas que defensivas.

Por eso, el entrenador de Boca piensa probar un nuevo esquema táctico (4-2-2-2) esta tarde en el segundo turno del entrenamiento. Si se convence, ese mismo equipo jugaría el domingo ante Quilmes, partido que será la prueba ideal de cara al Superclásico del 6 de octubre. El once que probará el Virrey será: Agustín Orión; Alan Aguirre, Ribair Rodríguez, Claudio Pérez, Nahuel Zárate; Jesús Méndez, Pablo Ledesma; Fernando Gago, Juan Román Riquelme; Juan Manuel Martínez y Emanuel Gigliotti.

La defensa será la misma que jugó frente a Argentinos, sin el Pichi Erbes, que está desgarrado. En su lugar, jugaría Alan Aguirre, integrante de la Selección argentina Sub 20 que jugó el Sudamericano en Mendoza. La elección del lateral derecho es todo un dolor de cabeza para Bianchi, que ha tenido que improvisar con volantes ubicados en otra posición.

La delantera también se repetirá y sólo cambiaría en el caso de que el DT necesite más equilibrio, ubicando otro mediocampista y poniendo a Riquelme más arriba, en lugar del Burrito Martínez, algo que no responde al ideal.

La clave está en el medio. Un doble cinco combativo detrás de Gago (Ledesma y Méndez), pero con capacidad de jugar. Pintita más adelantado, para formar una sociedad con Román. En este equipo no estará Sánchez Miño, quien jugaría por la banda izquierda en el caso de que saliera un delantero para que Riquelme se adelante unos metros.

A fin de cuentas, Bianchi tiene en la cabeza un equipo ofensivo, que necesitará de los laterales para cubrir las bandas y que intentará hacerse del dominio del balón, por las características de los jugadores elegidos. Si funciona, teóricamente tendremos un superclásico de buen pie. ¿Se viene el Boca del Tiki-Taka?

Relacionados