thumbnail Hola,

Cogorno puso su renuncia a disposición, siempre y cuando hagan lo mismo los vices Molina y Blanco, para que haya elecciones anticipadas. Racing se hunde.

La renuncia de Gastón Cogorno está redactada desde el viernes. ¿Entonces se va? ¿Gana Rodolfo Molina? Nada de eso: el presidente de Racing blanqueó hoy que está dispuesto a dar un paso al costado, pero siempre y cuando los vicepresidentes Rodolfo Molina y Víctor Blanco hagan lo mismo. Cuestión que no sucederá, está claro.

Cogorno, entonces, utilizó su renuncia como método de presión. Si la dirigencia de Racing se quedara sin su presidente y sus dos vices, por estatuto debería convocarse a elecciones. Pero Cogorno, como llegó a malinterpretarse en las redes sociales, no renunció a su cargo.


Es imposible que Racing viva los próximos 14 meses, hasta las próximas elecciones, en este clima. Cada directivo está atrincherado, a la espera del momento justo para lastimar a su rival. El despido de Zubeldía apenas un mes después de renovarle el contrato, las discusiones eternas, la desvinculación de Roberto Ayala como manager... Cada día, o cada semana, sucede algo diferente. Hoy, los barras coparon la sede del club, se habrían robado un CPU con información importante, exigieron elecciones anticipadas y obligaron a suspender las clases en el jardín de infantes.

Mientras tanto, Racing sigue último. Y en lo que va de la actual gestión, en lo único en que Cogorno y Molina se pusieron de acuerdo fue en cortar la luz durante un partido para que los hinchas celebraran el descenso de Independiente. No parece que se les pueda pedir mucho más...

Artículos relacionados