thumbnail Hola,

El colombiano sigue en deuda con los goles, pero se mostró comprometido con el ataque de River, asistió a sus compañeros y explicó por qué le gusta jugar retrasado.

Llegó como el nueve que buscaba Ramón para reemplazar las salidas de Trezeguet, Funes Mori y Luna. Pero con el correr de los partidos, Teófilo Gutiérrez demostró que no iba a ser sólo una referencia en el área. En el partido de River ante All Boys, el colombiano se puso el traje de organizador, asistió a sus compañeros y después del partido reconoció que esa posición le gusta más.

¿Por qué? “No me gusta jugar muy de 9 porque los centrales son muy difíciles en el fútbol argentino. Me gusta asociarme con mis compañeros, jugar más retrasado, llegar construyendo al área, meter pases”, explicó el ex-Cruz Azul, minutos después del partido.

Sus argumentos se vieron claramente reflejados en el triunfo ante el Albo. Teo dejó dos veces a Andrada de cara al gol y se hizo fuerte afuera del área. “Haga quien haga los goles va a ser muy importante para el equipo”, declaró con humildad el colombiano. Igualmente, también mostró credenciales cuando recibió la pelota cerca de Cambiasso, como en la jugada de los primeros minutos del partido en la que enganchó mostrando toda su calidad, a pesar de fallar en la definición.

Pero este rol es relativamente nuevo en su carrera. Porque Teo sí fue referente de área en su paso por Racing, donde convirtió 22 goles en 41 encuentros. El único que lo probó como enganche fue el Coco Basile, pero después volvió a su posición natural. O no tanto. Porque en Cruz Azul, Gutiérrez jugaba junto con Mariano Pavone, y lo hacía más retrasado, colaborando en la construcción del juego. Justamente las cualidades que está mostrando actualmente en el equipo de Ramón Díaz.

River hace tiempo que no encuentra el organizador del equipo. Lanzini lo logra en algunos partidos y en otros desaparece de la cancha como ocurrió en el segundo tiempo ante el conjunto de Falcioni. Y Fabbro todavía no logró convencer ni a Ramón Díaz. Por eso, el colombiano sabe que tiene que colaborar para que River genere fútbol, su mayor déficit, y lo hace sin despeinarse.

River necesita goles con urgencia. Teo es consciente de que está en deuda en ese sentido, pero se muestra conforme por su rendimiento en una posición que, según sus propias palabras, le sienta mejor. Además, el colombiano cada vez está más adaptado en el equipo, mejor desde lo físico y comienza a ser clave en el ataque. Los goles, no importa de quién sean, ya van a venir…

Artículos relacionados