thumbnail Hola,

El nuevo entrenador de la Academia, de la escuela de Carlos Bianchi, confía en los jóvenes, basa el equipo en los experimentados y ajusta el esquema a los jugadores que tiene.

La llegada de Carlos Ischia renueva el aire en la mitad de Avellaneda. Después de un ciclo de 15 de meses con Luis Zubeldía al mando de la dirección técnica, Racing quiere revertir el mal arranque de temporada y para eso contrató al Pelado, ex-DT de Boca y Vélez, entre otros. Si bien Ischia no dirige en el país desde su paso por el Xeneize en 2009, la decisión de la dirigencia de la Academia no parece un manotazo de ahogado.

Desde su debut como entrenador en Vélez en 2002, Ischia se caracterizó por ser un DT que adapta el juego y el esquema a los jugadores con los que cuenta en el plantel. En Boca, el Pelado generalmente plantaba un 4-3-1-2 ofensivo con Riquelme como eje, pero en partidos en los que Román no jugó, principalmente en la Copa Sudamericana, el Boca de Ischia llegó a jugar con cinco defensores, cuatro volantes y un solo delantero.

Muchos criticaron la decisión de la dirigencia de Racing de contratar a Ischia, argumentando que no sigue la línea de trabajo de Zubeldía. Por el contrario, tanto el Pelado como el ex-Lanús demostraron ser entrenadores que miran mucho a las inferiores, y la Academia cuenta con buen material en las divisiones formativas. En Boca, Ischia fue quien le dio la confianza a Lucas Viatri para que sea el reemplazante de Palermo en el campeonato que el Xeneize ganó en el 2008, remontando 11 puntos y consiguiendo el título en el triangular final ante Tigre y San Lorenzo. Viatri fue el goleador de ese equipo, en el que también tuvieron participación importante Juan Forlín, titular, y el Pochi Chávez.

Este Racing con el que se encuentra Ischia es un equipo con algunos referentes y varios jóvenes, en especial de mitad de cancha para arriba. Será trabajo del nuevo DT cambiarles el chip y que vuelvan a tener la confianza demostrada en el semestre anterior, en el que Racing hizo una buena campaña y terminó quinto con 33 puntos.

Para este torneo la Academia no incorporó mucho. Fundamentalmente buscó jugadores para suplir a los que se iban. Trajo a Valentín Viola, Gabriel Hauche y Mario Regueiro en el sector ofensivo, a Rodrigo Battaglia, a Ismael Quilez y al arquero Nelson Ibáñez. Aunque no tiene un plantel muy nutrido, tampoco se puede decir que es pobre.

Lo más probable es que Ischia se la juegue por un 4-3-1-2 con De Paul de enganche y Hauche o Regueiro y Vietto en la delantera, aunque también es posible que el entrenador se decante por un 4-4-2 para darle más seguridad al equipo con un doble cinco conformado por Zuculini y Pelletieri y dos volantes por afuera más ofensivos, como podrían ser el mismo De Paul y Regueiro. Sin Pillud, quien estará fuera de las canchas un tiempo por una hepatitis, también está la posibilidad que el entrenador opte por una línea de 3, auque variantes en los laterales tiene con Corvalán, Quilez y el juvenil José Luis Gómez.

Por lo pronto, Ischia ya comenzó a trabajar la cabeza de sus jugadores, tanto en los entrenamientos como en sus contactos con la prensa, donde habló de la grandeza de Racing, les quitó presión a sus dirigidos y hasta dijo que quiere salir campeón ganando los 14 partidos que restan. Ojo, en Boca ya ganó un torneo corriendo desde muy atrás...

Artículos relacionados