thumbnail Hola,

El comienzo de semana no es prometedor para Boca. Tras las sabidas bajas de Gago y Orión, afectados a la selección, se sumaría la de Riquelme, que sigue lesionado.

Lo que parecía que iba a ser una semana a pura sonrisa en Casa Amarilla, empieza con varias dudas. Es que si las bajas de Fernando Gago y Agustín Orión, afectados a la selección, ya obligaban a Carlos Bianchi a modificar el once inicial de Boca ante Olimpo, la posible de baja de Juan Román Riquelme le agrega un dolor más de cabeza.

El capitán Xeneize, que no estuvo ante Vélez por una lesión en su gemelo izquierdo, se entrenó diferenciado esta mañana con el kinesiólogo y podría no llegar para el próximo domingo. De esta manera, el Virrey deberá pensar en variantes para visitar al equipo bahiense y, como siempre que no pudo contar con el enganche, podría inclinarse por un 4-4-2.

Claro que no son todas malas. Cristian Erbes dejó en evidencia que se recuperó de exclente manera de su lesión en el último encuentro y podría estar desde el arranque. Él mismo se encargó de dejar en claro que no le molestaría volver a jugar de lateral derecho ya que es una posición que conoce desde chico.

Por otro lado, ya estará habilitado Guillermo Burdisso, quien no pudo jugar ante el Fortín por estar suspendido, y su regreso a la zaga central junto a Daniel Díaz devolvería a Ribair Rodríguez a su posición natural para reemplazar a Gago, mientras que Emanuel Trípodi hará su debut en el arco de Boca, que esta mañana atajó en reserva y no le conviertieron goles.

Bianchi tiene variantes. Las ha sabido encontrar en los juveniles, como con Joel Acosta por los costados de volante, con Ledesma rindiendo mejor de mediocampista central que en su posición natural o con el Pichi de cuatro. Habrá que esperar para ver si el DT deberá volver a innovar o podrá contar con Riquelme y poder armar una formación similar a la que sueñan todos, con Gago y Román en la misma cancha.

Encuesta del día

¿Cuál fue el mejor fichaje del mercado?

Relacionados