thumbnail Hola,

Independiente no levanta, ni futbolística ni anímicamente, y fue ampliamente superado por Atlético Tucumán que le ganó 2-1. El Rojo levantó en el segundo tiempo, pero no alcanzó.

Ni el más pesimista hincha de Independiente imaginaba este comienzo de campeonato. Los más optimistas, en cambio, se ilusionaban con que a esta altura el Rojo sume 12 puntos, pero la realidad marca un presente que preocupa: el conjunto de Avellaneda sólo suma dos unidades, recibió seis goles en contra y volvió a perder.Atlético Tucumán le ganó 2-1, y eso que lo perdonó en la primera etapa. La remontada del final no le alcanzó.

En el primer tiempo, el equipo local fue ampliamente superior. Complicó a un Independiente nervioso, impreciso, que no lograba hacer pie en el partido. Ni futbolísticamente y mucho menos desde lo anímico. A los 13 minutos llegó la recompensa para el Decano. Edgardo Galíndez recibió la pelota adentro del área, la acomodó para su pierna más hábil (Vallés pasó de largo) y definió bárbaro al ángulo de Diego Rodríguez, que no pudo hacer nada.

Atlético Tucumán siguió teniendo la pelota, llegó con más peligro y fue mucho más que Independiente desde el juego. De hecho si no convirtió más goles fue por el buen nivel de Rodríguez, que hoy volvió a la titularidad en lugar de Fabián Assmann. Y cuando ya se terminaba el primer tiempo, logró ampliar la diferencia con un tanto de Martín Morel.

En la segunda etapa, Independiente intentó cambiar la imagen, y aunque le costó, a medida que pasaron los minutos logró generar peligro en el arco de Luchetti. Mejoró, sí, pero no le alcanzó. Sin armas desde lo futbolístico, apeló a los remates de media distancia en los pies de Montenegro, Mancuello y Pizzano. Pero no lograban conseguir el descuento por ningún medio.

Cuando el resultado parecía definido y la ilusión se desmoronaba, Pizzano consiguió descontar a tres minutos del final, pero ya era tarde. La historia estaba escrita. Atlético Tucumán lo perdonó en el primer tiempo, lo dejó con vida, pero el Rojo no puede consigo mismo y no pudo aprovechar la posibilidad. Un empate hubiera sido injusto. El conjunto de Avellaneda tendrá que mejorar, y mucho, porque hasta el momento, sigue en deuda con los hinchas. Y en el campeonato está al Rojo vivo.

Encuesta del día

¿Estás de acuerdo con que Sabella haya convocado a Messi teniendo en cuenta que la Selección sólo juega un partido y el jugador no está bien físicamente?

Relacionados