thumbnail Hola,

El volante de la Selección argentina ya está recuperado del desgarro en el recto anterior y ahora Bianchi tendrá que decidir dónde ponerlo y si saca a Ribair Rodríguez.

El mediocampista Fernando Gago, la adquisición más importante que hizo Boca Juniors en el último mercado de pases, se entrenó por primera vez a la par de sus compañeros y está a disposición del cuerpo técnico, luego de haber recibido el alta médica por el desgarro en el recto anterior de la pierna derecha que le impidió debutar semanas atrás. Ahora, Carlos Bianchi contará con el volante de la Selección argentina y la duda pasa por saber cómo conformará la mitad de la cancha.

El exquisito mediocampista central fue el blanco de todas las miradas en el regreso a los entrenamientos del plantel xeneize en Casa Amarilla, luego del triunfo del domingo sobre Atlético de Rafaela (2-1) por la tercera fecha del Torneo Inicial de Primera División. Gago es el jugador que todos esperaban y ahora tendrá una semana para trabajar y demostrarle al técnico que puede estar entre los 11. Pero con un mediocampo que de a poco empieza a encontrar el funcionamiento, y que mejoró notablemente en los partidos frente a Rafaela y Newell's, ¿cuál será la estrategia de Bianchi?


 
El pasado domingo, Boca salió a la cancha con una zona media conformada por Ribair Rodríguez, como volante central, Pablo Ledesma y Juan Sánchez Miño por los costados, y Juan Román Riquelme como creador. Por sus cualidades, un equipo que todavía se está armando y un cinco con cuatro pulmones, Ribair suele tener un recorrido enorme y un sector de cobertura demasiado grande. Y es por allí, generalmente, por donde comienzan a gestarse las jugadas que terminan en cada uno de los cinco goles que Boca recibió en el certamen.

Sin embargo hay un dato a tener en cuenta antes de especular con la posible ubicación de Gago en la mitad de la cancha: en el triunfo sobre Rafaela, Ribair dejó la cancha en el complemento y en su lugar ingresó Cristian Erbes, pero ocupó una posición distinta, en la derecha, dejando a Ledesma como volante tapón. Boca mejoró notoriamente, y éste quizás sea el dato más importante para pergeñar el nuevo mediocampo del Xeneize. Aunque también es cierto que Bianchi ya le reconoció a Ribair su entrega y lo considera una pieza importante en el equipo. A su vez, Gago y Erbes podrían complementarse en la marca y darle un poco más de juego al equipo de la Ribera.



Todo parece indicar que Bianchi conservará el equipo titular del pasado fin de semana, y que irá probando variantes para encontrar el juego que pretende de su Boca. Gago y Erbes son flexibles en esa zona, y el chico Joel Acosta también podría aportar ingresando en los segundos tiempos para cerrar el partido si el marcador es favorable. 

De todos modos, es casi un hecho que el volante surgido en el club en 2004, cuando apenas tenía 18 años, no será de la partida este domingo frente a Estudiantes (el director técnico había dejado entrever la posibilidad de que se reincorporara a la Reserva), pero no habría que descartar que compartiera la mitad de la cancha con el uruguayo Ribair, jugando un poco más abierto, y no necesariamente reemplazándolo como volante central.  

Mientras tanto, Gago, cuyo último partido había sido en junio pasado con la camiseta de Vélez en la Súperfinal ante Newell's, practicó en espacios reducidos junto a Claudio Pérez, Cristian Erbes, Nahuel Zárate, Franco Cángele, Emmanuel Gigliotti, Joel Acosta y Franco Fragapane. El resto del plantel que jugó y ganó el domingo únicamente efectuó ejercicios regenerativos con la presencia del capitán Juan Román Riquelme, quien dejó atrás un cuadro gripal que lo afectó viernes, sábado y domingo, cuando fue figura y anotó el primer gol ante Rafaela.

Artículos relacionados