thumbnail Hola,

Bastien es hincha de San Lorenzo y vino desde Europa para volver a vivir en primera persona el folclore del fútbol argentino. Y le contó a Goal su experiencia.

Se agarra la cabeza, se fuma un cigarrillo, mira el partido y, después, vuelve a mirar hacia la tribuna. Su compañero, que no habla español, no para de filmar a la gente saltando, cantando, gritando y alentando a pesar de la derrota, con un celular que difícilmente se pueda conseguir en Argentina. Así fue como Bastien Poupat vivió el partido entre San Lorenzo y Argentinos Juniors, un francés en el medio del Bajo Flores.

 “Yo soy hincha de San Lorenzo desde 2009. Habíamos venido a Argentina a ver un encuentro ante River, por el Torneo Apertura y a mí me llamó la atención la gente. No había visto nada igual...”, explica en un forzoso castellano. El partido al que se refiere es aquel que el Cuervo le logró dar vuelta al Millonario en tres minutos y terminó ganando por 2 a 1. Los goles de aquel día, encima, los hicieron los ídolos: Romagnoli y Romeo (tras un jugadón del Pipi).

Claro que en Argentina no es tan extraño ver a extranjeros hinchas de los clubes grandes, pero lo que sí llama la atención es que no estén aquí para ver al equipo en cuestión, sino a la gente y al folklore. “Nosotros tenemos una página en Francia que sigue el fútbol sudamericano, porque allí no se le da mucha importancia, pero a nosotros nos gusta conocer a los futbolistas que llegan desde aquí, que son muchos. Aparte, como a muchos, nos llama la atención la pasión de la gente y el sitio, más que nada, se refiere a eso”, cuenta, mientras se ríe de los insultos a Caruso Lombardi y le traduce a su compañero en francés para que no se pierda detalle.

Entre llegada y llegada, nace una charla sobre las hinchadas europeas y las sudamericanas. Plantea que allí son mucho menos pasionales y mucho más políticas. Expresa que los enfrentamientos son entre los ultras de derecha y de izquierda y describe a las potencias europeas como fascistas. “Acá no pasa eso, no son así”, expresa.

Mientras canta “vamos a volver a Boedo”, porque sí, se sabe casi todas las canciones que entona el grueso de la popular, dice que otra cosa que lo schokeó es el eterno intento de los hinchas por volver a Av. La Plata: “Escribimos un artículo en la web y varias personas de aquí lo vieron, hasta desde el club”. Es que la lucha por el regreso a la ubicación del Viejo Gasómetro es un hecho que moviliza a propios y a extraños. O en este caso a argentinos y extranjeros.

El partido comienza a llegar a su fin, Rodrigo Gómez mete el tercer gol y liquida el partido. San Lorenzo jugó mal y ellos lo saben, pero no les importa, porque vinieron a ver otra cosa que lejos estaba del partido. “Mañana vamos a ver a Newell's, y después veremos a River y a Boca”, desarrolla sobre su itinerario. Entre semana viajarán y conocerán el país, pero cada fin de semana durante el mes que estarán en el país, volverán a Buenos Aires para ver fútbol. Este deporte tan bastardeado, pero que aún llama la atención de cada rincón del mundo.

Artículos relacionados