thumbnail Hola,

Martino se fue al Barcelona pero Alfredo Berti continúa con la línea de juego del Tata. Tenencia y pelota a ras del piso, el ADN de un Newell's que quiere dejar una huella.

La llegada de Gerardo Martino revolucionó a Newell's, un equipo que estaba casi condenado al descenso, sin identidad ni referentes dentro ni fuera del campo. El Tata cambió la mentalidad del hincha y logró convencer, desde el orgullo y desde el proyecto, a varios hijos pródigos para que vuelvan. Así llegaron Gabriel Heinze, Maxi Rodríguez e Ignacio Scocco. El final de la historia es conocida. Newell's se olvidó del descenso, fue campeón y peleó la Libertadores.

¿El final de la historia? La ida del Tata al Barcelona parecía terminar con una etapa en La Lepra. La llegada de Alfredo Berti, un entrenador sin referencias que venía trabajando en el club, hacía dudar sobre la continuidad del 'Proyecto Martino'. Más aún tras la salida de Scocco, un valuarte por juego y por goles. Pero la duda se terminó de disipar en el primer partido de esta nueva temporada...

El 'nuevo' Newell's llegaba a La Bombonera con varias bajas. Además de Martino y Scocco, otro que abandonó el barco fue Vergini, quien se fue a Estudiantes. Como para complicarle un poco más el debut a Berti, frente a Boca tampoco estuvieron disponibles, por lesión o por estar con su selección, Marcos Cáceres, Heinze y Maxi Rodríguez. No la tenía fácil el nuevo DT.

Pero 90 minutos le bastaron a Berti para demostrar que este nuevo Newell's no renovará casi nada. El entrenador apostó por la idea de juego que pregonó Martino y que tantos resultados le dio, con salida prolija por abajo, mucha participación del arquero, tenencia de la pelota y hasta el mismo esquema, un 4-3-3 que mutaba en 4-1-4-1 dependiendo de las necesidades y los vaivenes del partido.

Más allá de las ausencias y del cambio de entrenador, Newell's sigue teniendo la misma identidad, la misma ideología y el mismo hambre. Si sigue en esta dirección, y nada apunta a que la vaya a cambiar, la Lepra vuelve a calzarse el traje de candidato. Un equipo que apunta a dejar una huella en el fútbol argentino y que busca que la frase "jugar como el Newell's de Martino" se reconvierta en "jugar como Newell's".

Relacionados