thumbnail Hola,

Capítulo II: Esto ya lo vi

San Lorenzo se erige como único lider después de la goleada ante Racing. Maglio le dio la victoria a Boca, a River lo salvó Andrada y el Bicho de Caruso ganó de pelota parada.

Una nueva fecha llegó a su fin y si bien el Torneo Inicial recién comienza, hay varias situaciones que se repiten cíclicamente temporada tras temporada. No obstante, el hecho de que aún haya refuerzos que no pudieron debutar por causas burocráticas provoca cierta esperanza en algunos equipos que hasta acá no han dejado una buena imagen.

De la gran lista de “candidatos” que se va elaborando en los últimos días de la pretemporada sólo teniendo en cuenta los apellidos con los que cuenta cada técnico, únicamente fue San Lorenzo el que hasta aquí, con dos resultados positivos y momentos de buen juego, demostró que está para luchar por el título. En un Cilindro vacío, el equipo de Juan Antonio Pizzi goleó a un Racing estático que juega con un esquema de estilo europeo pero con mentalidad sudamericana. De esta forma, el Ciclón fue el único que al cabo de dos fechas tiene puntaje ideal.

En Córdoba tuvo lugar el arbitraje más errático de los últimos años. Carlos Maglio y su terna privaron de la victoria a Belgrano ante Boca, que gracias a un cabezazo de Cata Díaz que se desvió en el camino volvió con los tres puntos y nada más, aunque su técnico Carlos Bianchi sostenga que el equipo jugó mejor que en el semestre pasado. Dicho encuentro no resiste ningún tipo de análisis, porque si los encargados de impartir justicia hubiesen actuado correctamente, el segundo tiempo hubiese estado de sobra.

Algo similar le pasó a River, que en la semana fue tapa de los diarios no por su pésimo juego ante Gimnasia sino por la interminable novela del pase de Teófilo Gutiérrez. El que sí pudo debutar –gestión de AFA mediante- fue Jonathan Fabbro, que además de no haber jugado un buen partido le pegó una patada criminal a Guillermo Fernández y se fue expulsado. El Millonario incorporó bastante en este mercado, pero en esta segunda fecha el Monumental festejó gracias a los pibes: Giovanni Simeone ganó en el área y Federico Andrada apareció por el segundo palo para festejar el único gol de la noche.

En un partido entretenido, Atlético de Rafaela volvió a demostrar que no será fácil vencerlo en su cancha. Perdía con Lanús gracias al gol de Santiago Silva–sí, otra vez- pero reaccionó a tiempo y llegó a la igualdad un minuto después y finalmente se quedó con la victoria.

Si la violencia y la corrupción no existieran en el fútbol argentino, lo único que debería preocupar realmente a todos los integrantes de este fabuloso mundo son los empates sin goles. Partidos como Vélez-Arsenal y Olimpo-Tigre deberían ser el único motivo de molestia, ya que a ambos les cabe el adjetivo aburrido, por no incurrir en palabras impropias para este ámbito.

En La Paternal, Argentinos reafirmó que con Ricardo Caruso Lombardi en el banco es imposible que un equipo no tenga como arma predilecta el juego aéreo. Con dos jugadas de pelota parada el Bicho le ganó al eterno vendedor de ilusiones que es Colón y recuperó terreno tras la derrota ante Godoy Cruz en la primera fecha, un rival directo en la lucha por la permanencia.

Precisamente el club dirigido por Martín Palermo no tuvo una buena tarde ante Quilmes, que tampoco era una maquinita y cuando la gente se impacientaba con Nelson Vivas por haber dejado en el banco a Miguel Caneo, el mejor del plantel, el entrenador decidió ponerlo y el 10 le respondió con un delicioso tiro libre para guardar como recuerdo.

En lo que probablemente haya sido la despedida de Duván Zapata del fútbol argentino, Estudiantes le ganó a un All Boys que todavía no termina de convencer desde la llegada de Julio Falcioni a la dirección técnica.

Después de un par de partidos, sólo resta ver cómo se insertará Newell’s en este campeonato, pero lo único que es seguro que cambiará a partir de la tercera fecha es que aquellos que no sean socios también podrán ir a ver a sus equipos cuando jueguen de locales. El resto, parece seguir por el mismo camino. Hasta la próxima…

Artículos relacionados