thumbnail Hola,
Jonathan Fabbro finalmente debutará en River ante Central, en la 2ª fecha del Torneo Inicial 2013.

Fabbro, otro eslabón entre Passarella y Grondona

Jonathan Fabbro finalmente debutará en River ante Central, en la 2ª fecha del Torneo Inicial 2013.

Jonathan Fabbro River Plate

El enganche fue habilitado por una gestión de Grondona ante la Asociación Paraguaya de Fútbol: la AFA avaló los uS$ 260 mil que Cerro Porteño le exigía a River.

Hace dos años y tres meses, Daniel Passarella se metió en una reunión del Comité Ejecutivo de la AFA, señaló a Julio Grondona y le gritó frente a todos los dirigentes: "Si tenés dignidad, tenés que dar un paso al costado". Y al sentirse ninguneado por la respuesta (irónico, Grondona corrió el sillón en el que estaba sentado y le preguntó: "¿Así, o más al costado?"), el Kaiser se fue amenazando con que "el próximo presidente de la AFA voy a ser yo".

Hoy, gracias a una gestión de la AFA (Grondona) ante la Federación Paraguaya de Fútbol, River (Passarella) consiguió que Jonathan Fabbro fuera habilitado.

La gestión por el enganche de River no es más que otro eslabón de esta relación bipolar, tensa, acomodaticia y desquiciada que mantienen Passarella y Grondona.

En esta ocasión, el problema era que en el contrato entre Cerro Porteño y River había una cláusula que establecía que el club paraguayo sólo enviaría el transfer una vez que recibiera los uS$ 260 mil desde Núñez. Demorado por los requisitos de la AFIP, River no quiso perder tiempo, sobre todo porque cayó en el debut sin Fabbro y Teo Gutiérrez, y al menos necesitaba incluir al enganche frente a Central. Grondona, entonces, llamó a Juan Ángel Napout (titular de la APF) para comunicarle que la propia AFA le daba avales por dicho monto.

La gestión de Grondona, a pedido de Passarella, resulta llamativa después de que uno y otro primero se mimaran y luego se cruzaran por varios motivos.

¿Es éste es mismo Passarella que, según cuenta la leyenda, le pateó la puerta (situación, la del puntapié, que nunca ocurrió) a Grondona? No. ¿Es éste el mismo Grondona que, luego de aquella situación, declaró públicamente que el presidente de River “tenía problemitas”? Sí: simplemente, Grondona (evitemos llamarlo “Don Julio”, como si se tratara de un título nobiliario, ¿les parece?) acumula favores, que es su método para acumular poder desde que ocupa el sillón de la AFA.

Aquel episodio ocurrió dos días después de que River perdiera frente a Boca (2-0) con un arbitraje escandaloso de Patricio Loustau, quien al menos obvió tres penales en contra del equipo que entonces dirigía Juan José López, la tarde del 15 de mayo de 2011, cuando Palermo hizo uno de los últimos goles de su carrera y Almeyda se retiró expulsado y besándose la camiseta frente a la popular de Boca.

Mucho se habló sobre aquella prepoteada de Passarella y el posterior descenso de River. En noviembre de 2011, Grondona declaró ante la Justicia (ante la jueza Wilma López, en la causa 41.791) que el presidente de River había intentado extorsionarlo para que su equipo no descendiera a la B Nacional, en el marco de la denuncia que presentó contra los empresarios Daniel Vila y Carlos Avila, luego de la difusión de una cámara oculta y de acusaciones de parte de los empresarios que señalaban que el titular de la AFA poseía cuentas millonarias en Suiza. Dos meses después, Grondona (vicepresidente de la FIFA) colocó al Kaiser como integrante de la Comisión de Clubes de la FIFA, cargo que ocupaba… José María Aguilar.

Ese acercamiento generó que River lograra mantener los ingresos por derechos de TV pese a estar en la B Nacional. De hecho, Passarella declaró a comienzos de este año que “ayer estaba lejos de Grondona, hoy estoy un poco más cerca: si nos encontráramos, tomaríamos un café, muy tranquilos”. No se sabe si hubo café. O un tecito. Pero Fabbro está habilitado…

Artículos relacionados