thumbnail Hola,

Con el mercado de pases prácticamente terminado, puede afirmarse que los candidatos al título apuntaron a reforzarse con delanteros. ¿Por qué la obsesión?

Todos los equipos denominados grandes, sumado a los que en los últimos años se metieron en la pelea importante y cosecharon varios títulos, tuvieron una participación intensa y extremadamente activa en el mercado de pases que está a punto de finalizar. Y entre todos ellos hubo coincidencias, ya sea para recuperar un lugar de privilegio o para mantenerlo: incorporar un goleador "de raza".

Una de las razones que derivaron en esta especie de fenómeno comercial, más allá de lo que es ya habitual y corresponde a que los atacantes son los futbolistas más "caros" del mercado, es la idea de tener el salvador del equipo de cara al arco contrario, llenando las redes. Pero al mismo tiempo, los tantos escasean: tomando como parámetro el último Torneo Final, el máximo artillero fue Newell's con 40 y lo sigue River recién con 28, lo que da un promedio inferior a 1,5 goles por partido, o sea tres conquistas cada dos encuentros.

El recorrido puede comenzar justamente con el Millonario y la otra gran causa de su desesperada búsqueda: haberse desprendido de los futbolistas que tenía en ese puesto, de los cuales Carlos Luna anotó cinco veces; Juan Iturbe, tres; Rogelio Funes Mori, dos; y David Trezeguet, otras dos. Ninguno de ellos sigue, por distintos motivos, y la apuesta grande es por Teófilo Gutiérrez, al que podría sumarse el regreso de Rodrigo Mora. Mientras tanto, el debut (en cero) fue con el joven Giovanni Simeone desde el arranque.

Al cruzar de vereda aparecen las necesidades imperiosas de Boca de cumplir una actuación diametralmente opuesta al 19º puesto y los 13 goles que pudo anotar: Santiago Silva metió cinco pero ya no está y después de él aparece Nicolás Blandi con solamente dos, aunque muchas menos oportunidades como titular. Carlos Bianchi pidió y al menos en la previa lo complacieron con Emmanuel Gigliotti, uno de los máximos artilleros con 11, apenas dos menos que los de todo el plantel Xeneize.

Más allá de su cuarto puesto y los 26 goles del campeonato anterior, además del surgimiento de varios juveniles que piden su lugar como Gonzalo Verón y Ángel Correa, autores de cinco y cuatro goles respectivamente, San Lorenzo necesitaba una referencia de área experimentada para dejar atrás la mala experiencia con Denis Stracqualursi. El elegido fue Martín Cauteruccio, artífice de la salvación de Quilmes, quien ya respondió con dos tantos ante Olimpo.

Racing terminó el Torneo Final con 24 goles y la presencia de Luciano Vietto ilusiona por Avellaneda. Sin embargo, se esperaba muchísimo más de lo que terminó produciendo José Sand y por eso su carrera continuará en Tigre. Y si bien no es un goleador por naturaleza, Valentín Viola vuelve luego de un año en Portugal para compartir equipo con varios de los que fueran compañeros en las juveniles.

Facundo Ferreyra no pudo jugar para Vélez prácticamente en todo el primer semestre del año y así no pudo defender su consagración como máximo goleador del Torneo Inicial 2012. De todas formas, no fue impedimento para pasar al fútbol ucraniano por una cifra millonaria y dejar a Lucas Pratto como único delantero experimentado de un equipo que apenas logró 18 goles. Y el reemplazo también es un hijo pródigo de la cantera velezana como Mauro Zárate, quien promete volver a ser el de sus comienzos, infalible en el área y con una pegada prodigiosa.

El último campeón Newell's tuvo en Ignacio Scocco al otro máximo artillero del certamen, lo cual le valió para ganar la encuesta de Goal como el mejor del torneo. Pero Nacho mudó sus festejos a Inter de Porto Alegre y en su lugar habrá un experimentado internacional como David Trezeguet, marginado por Ramón Díaz en River y que empieza a cerrar su exitosa trayectoria con la rojinegra.

Si se habla de buscar goles, el paradigma del receso se llama Rosario Central. El último campeón de la Primera B Nacional vuelve a Primera luego de tres años y lo hizo con cuatro incorporaciones para ir al ataque: Sebastián Abreu, Carlos Luna (que ya festejó por duplicado el domingo), Franco Niell y el regreso de Gonzalo Castillejos.

Y Si hay un club que se llevó un lujo para el medio local, ése es Lanús. A los 26 goles que celebró en el campeonato anterior, varios de ellos por obra de Silvio Romero y el ahora ausente Mario Regueiro, renovó su dupla con dos marginados de Boca que buscan revancha: Lautaro Acosta y Santiago Silva, que ya comenzó a pagar con dos gritos. Y como alternativa se llevó a Lucas Melano.

Además de los ya mencionados equipos, hay varios más que presentaron o presentarán nuevo atacante: All Boys recuperó a Mauro Matos, Argentinos tiene a Osvaldo Miranda y Enrique Triverio, Arsenal a Milton Caraglio, Belgrano a Ezequiel Maggiolo, Colón a Luciano Leguizamón, Gimnasia a Iván Borghello, Quilmes a Joaquín Boghossián y Tigre al Pepe Sand y a Sergio Araujo.

Del otro lado del análisis, quedan dos casos paradigmáticos: Godoy Cruz y Estudiantes. El Tomba logró retener a Mauro Óbolo, autor de un doblete en la primera fecha, mientras que el Pincha no sabe hasta cuando puede disfrutar a Duván Zapata, requerido desde Europa pero mientras tanto factura en La Plata; y si se va, el equipo de Mauricio Pellegrino deberá buscarle rápidamente un reemplazo.

Goles faltan y movimientos sobraron. Los que quieren dar pelea por un título salieron de compras y se llevaron de lo mejor que había disponible. El tiempo dará el veredicto sobre los grandes aciertos y fracasos.

Artículos relacionados