thumbnail Hola,

Por fin firmó Fabbro pero mientras avanza la pretemporada, el técnico de River tiene varias cuestiones rondando en su cabeza: amistosos, lesiones y los refuerzos que no llegan

“Un equipo súper competitivo”. Ese fue el término elegido por Ramón Díaz para describir cuáles son sus expectativas para el próximo torneo. Ser protagonista fue una meta que logró conseguir en el campeonato pasado, pero la espina por el título que se le escapó de las manos es demasiado grande para el paladar del técnico más ganador de la historia de River.

La primera sonrisa del DT llegó cuando en la noche del viernes se confirmó la firma de Jonathan Fabbro. Lo buscó, lo buscó y lo encontró por un año y a préstamo. Ahora, deberá rodearlo con otro punta o hacerlo jugar junto a Manuel Lanzini, detrás de un 9. En cuanto a los delanteros, sigue sin haber buenas noticias por Teo Gutiérrez. Si bien es bueno para River que Cruz Azul ya no lo quiera, todavía no hay indicios de que el colombiano vaya a viajar a Núñez.

Para conseguirlo, él cree que necesita incorporar. No hay muchos misterios. El plantel con el que cuenta no deja de ser uno de los mejores del fútbol argentino, pero las bajas y los puestos a reforzar también son una realidad y la espera de nuevos jugadores no es un tema menor para el entrenador. ¿Los juveniles? El DT fue claro, tienen que madurar y aprender al lado de los grandes. Ramón quiere experiencia.

Ramón Díaz

En defensa, le sobra categoría. Centrales no le faltan y los laterales no serán demasiado inconveniente dentro de una idea de equipo con línea de tres en el fondo. El mediocampo está cubierto, sólo el sector derecho puede preocupar, pero la llegada de Carbonero está al caer y así, la mitad de la cancha va tomando forma. ¿La lesión de Ponzio? Podría haber sido peor -sufrió un esguince que lo tendrá dos semanas inactivo-, pero también fue un balde de agua fría para el plantel.

¿Y adelante? Acá aparece la mayor preocupación. Porque además de Luna, Ramón sólo tiene a los pibes. Con el Cruz Azul firme en las negociaciones por Teo y ningún otro atacante con chances serias de llegar, pensar en los goles le está provocando más de un dolor de cabeza al entrenador Millonario. Andrada, Simeone y Kaprof se relamen, pero saben que les falta. El partido ante Juventud Antoniana dejó en claro que la definición será tema de conversación. En el segundo amistoso, seguirán las pruebas: Luna será el 9 titular y Giovanni Simeone tendrá una nueva chance, después de ingresar sólo unos minutos el último jueves.

El equipo que paró el viernes para el encuentro ante Central Norte, este sábado a las 17.30: Barovero; Mercado, Román, Bottinelli; Sánchez, Ledesma, Ferreyra, Vangioni; Lanzini; Luna y Simeone. Por ahora, sólo se puede especular. Porque aunque esta vez le llega el turno a los más grandes, si hoy empezara el campeonato éste no sería el equipo titular: la defensa está mucho más cerca de ser la que jugó el primer amistoso del invierno. La de Jonathan Maidanda, Germán Pezzella y Éder Álvarez Balanta. Pero Ramón mueve fichas, mientras espera tener todas las piezas y armar su rompecabezas ideal.

La realidad es que la espera está empezando a desesperarlo. El Pelado no pierde oportunidad para meterle presión a los dirigentes, lo hizo después del partido, y lo hará cada vez que se le cruce  un micrófono adelante. Por ahora, en su cabeza hay más preocupaciones que certezas. Pero hay algo que es seguro: sea como sea, se las ingeniará para buscar volver a ser protagonista.

Encuesta del día

¿Quién debería ser el técnico de Barcelona?

Artículos relacionados