thumbnail Hola,
El atacante llega desde Colón después de una extensa negociación con varias trabas.

Y un día firmó Gigliotti

El atacante llega desde Colón después de una extensa negociación con varias trabas.

Emmanuel Gigliotti - Colón

El delantero se presentó en Casa Amarilla y finalmente firmó su contrato con Boca luego de que se resolviera el problema por una cláusula con el Novara de Italia.

La negociación por Emmanuel Gigliotti fue extenuante tanto para el jugador como para los dirigentes de Boca, a punto tal que Daniel Angelici, presidente del club, había fijado el miércoles como límite para que se concretara el pase. Afortunadamente para todos los involucrados, el atacante se presentó en Casa Amarilla para poner fin a una novela cuyo conflicto era cada vez más entramado.

En un principio, el jugador tenía todo acordado para jugar en Pumas de México, pero cuando apareció Boca, su opinión cambió y allí surgió el primer conflicto, porque los dirigentes del club mexicano aseguraban que Gigliotti tenía un precontrato firmado y hasta amenazaron con recurrir al TAS para impedir que el delantero negociara con otro equipo.

Luego, Colón quería comprar el 50% del pase de Gigliotti que no es del Novara, pero estaba inscripto en Fénix de Uruguay porque el dueño de esa mitad es su representante Jorge Cysterpiller. Allí surgió el segundo problema, ya que como al club santafesino le era imposible adquirir dicho porcentaje de la ficha del jugador, también hubo una intimidación por parte de Germán Lerche, presidente de Colón, pero finalmente no hubo ninguna acción legal.

El último obstáculo que apareció en la negociación fue una cláusula del contrato que Boca le envió al Novara pero que al llegar la traducción se había omitido. Dicho item expresaba que ante cualquier reclamo por la ficha del jugador, el club a responder será Novara y no Boca. Una vez resuelto eso, cuando llegaron todos los papeles en orden, finalmente el jugador y su entorno respiraron y la transferencia se concretó.

Fue un buen día para el Xeneize en el mercado de pases, ya que también llegó al país Daniel Cata Díaz y se presentó en el predio para firmar su vínculo con el club. Además, se sumó Emanuel Trípodi, que ocupará el lugar de Oscar Ustari en el banco de suplentes. De esta forma, Carlos Bianchi podrá contar con dos refuerzos y se calma el clima en Boca, donde hay problemas con Santiago Silva y Walter Erviti, que se entrenan con la reserva porque quieren irse del club pero deben resolver sus respectivas situaciones contractuales.

Además, se confirmó que Jesús Méndez volverá a Rosario Central, club con el que ascendió a Primera la última temporada, acompañado por Lisandro Magallán. Pol Fernández, por su parte, continuaría en en el club Xeneize.

De a poco, el Boca de Bianchi toma forma.


Artículos relacionados