thumbnail Hola,

La dirigencia de Boca le exige a Erviti un monto de dinero como resarcimiento porque se va antes de que finalice su contrato. El futbolista ofrece otra cifra. A seguir negociando

Walter Erviti todavía no materializó su deseo de abandonar Boca. Aunque el presidente del Atlante haya dicho este miércoles que ese club mexicano tiene todo acordado para la llegada del volante, el ex Banfield primero deberá resolver una cuestión vital con la dirigencia encabezada por Daniel Angelici: el resarcimiento. Mientras tanto se entrenará con la Reserva.

Erviti, que está en Boca desde principios de 2011, tiene contrato con el club hasta mediados del próximo año. En su momento, la dirigencia de Jorge Amor Ameal tuvo que desembolsar 3 millones de dólares para que el marplatense llegara desde Banfield. Entonces, para cederlo, Angelici exige ahora un monto que sirva para amortizar la pérdida patrimonial que implica la salida del futbolista. Las cifras, según pudo averiguar Goal, se distancian demasiado.

Ayer, su representante estuvo reunido con César Martucci, encargado del fútbol profesional, en las oficinas de la Bombonera. Pero no hubo arreglo. Seguirán negociando a contrarreloj, dado que el domingo está estipulado el viaje del volante rumbo a Cancún, para hacerse la revisión médica y firmar el contrato con su nuevo club. El campeonato mexicano comienza el 20 de julio.

Juan Sánchez Miño y Nicolás Colazo son los dos reemplazantes naturales de Erviti que hay en este plantel de Boca. El primero estuvo a punto de emigrar recientemente al fútbol ucraniano. La dirigencia asume que será difícil retenerlo más allá de los próximos seis meses. Al segundo lo requieren varios equipos a préstamo, entre estos Lanús, All Boys y Estudiantes. Pero Boca solo estaría dispuesto a cederlo por seis meses -condición que desalienta a los interesados- previendo que si vende a Sánchez Miño se quedaría sin volante por izquierda al comenzar el 2014.

Ante este escenario, uno de sus ex fue ofrecido. Se trata de Jesús Dátolo, el volante de 29 años que hoy está en el Internacional, cerca de finalizar su vínculo con el equipo de Porto Alegre. Seduce porque podría llegar con el pase en su poder, de manera que sólo deberían negociar entre el futbolista y Boca. Por ahora, solo se trata de un ofrecimiento por parte del representante, quien les comunicó a los dirigentes que el ex Banfield quiere volver a jugar en el país.

Relacionados