thumbnail Hola,

El Flaco, que ultima detalles para cerrar su arribo a Colón, ya cumplió la misma función en Independiente, durante la gestión de Julio Comparada. Y no le fue bien.

César Luis Menotti, mánager. O casi mánager. El Flaco ultima los detalles para asumir en Colón. Otra vez un peso pesado encarnando esta figura, tan cuestionada, tan mal olida en algunos ámbitos del fútbol argentino. El primer DT campeón del mundo con la Selección argentina trabajó de lo mismo en Independiente, entre 2009 y 2010, y se fue antes de que venciera su contrato.

Menotti está en Santa Fe, donde se reunirá con el presidente del club, Germán Lerche. Sólo faltan detalles: delinear las fronteras de su trabajo, aclarar los números de su contrato. La intención de Lerche y parte de su dirigencia es dar un salto de calidad que se rehúsa a aparecer dentro de la cancha. Primera pregunta: ¿Colón contrata mánagers porque los considera vitales para el desarrollo de un proyecto futbolísitco? ¿O Colón contrata mánagers porque no sabe cómo apaciguar sus flaquezas futbolísticas?

“Batistuta fue la mejor incorporación que se realizó en los últimos tiempos”, declaró Lerche a mediados de 2012, cuando el exgoleador llevaba seis meses en su cargo. Al final estuvo un año y se fue de Colón por la puerta de atrás. Según trascendió, por diferencias con la dirigencia.

Menotti asumió como director deportivo de Independiente en julio de 2009. Según palabras del entonces presidente Julio Comparada, el club “necesitaba una persona que estuviera pensando todo el día en fútbol”. Para la misma fecha, Carlos Bianchi desembarcó en Boca para ocupar el mismo cargo. El ciclo del Flaco acabaría un año más tarde, con la salida en simultáneo del entrenador Daniel Garnero. El Virrey se marchó apenas seis meses después de su llegada, también en compañía de técnico de turno, Alfio Basile.

“No sé si los dirigentes de Independiente estaban capacitados para aceptar un proyecto como éste. Garnero y yo sabíamos dónde nos metíamos y lo aceptamos. Ojalá que el que venga pueda solucionar todo lo que, aparentemente, Garnero y yo no fuimos capaces de solucionar”, se lamentó aquella vez.

Relacionados