thumbnail Hola,

Boca y River pretenden reforzarse con futbolistas que den la talla. El deseo por incorporar choca con la realidad: ¿cómo harán para traer si antes no venden?

Se tiran nombres a mansalva. Unos se ofrecen, otros invitan. River y Boca, sobre todo estos equipos, se proponen sacudir el mercado. Por lo visto, ninguno de sus entrenadores quedó conforme con lo que hicieron en el Torneo Final. El ímpetu comprador tiene un freno de mano: la realidad. Ya lo dijeron Passarella y Angelici, respectivos presidentes, para reforzarse primero hay que vender. ¿Quiénes son los más vendibles de uno y otro lado? ¿Conviene desprenderse de un valor probado por una apuesta?

Desde antes del final del campeonato se prendieron los rumores. Muchos vinculados a nombres de peso: Martín Demichelis, Cata Díaz, Emmanuel Gigliotti, Pablo Aimar, Fernando Gago, y un etcétera bastante abarcativo. La pregunta es cómo, de dónde, van a conseguir el dinero necesario para compras, préstamos y contratos de este tipo. Si hay que vender, si desprenderse de un valor es condición necesaria para incorporar otros, ¿no es un riesgo encaminar gestiones si aún no está definido el monto que ingresará al club?

Passarella le apunta a Balanta. Es el colombiano el hombre a vender en River. Pero la apuesta tiene sus riesgos. Muchos riesgos. Costo político en un año electoral. Costo futbolístico, ninguno de los que se mencionan para llegar a Núñez tienen el nivel y la proyección internacional del juvenil defensor. Ninguno de los defensores con los que cuenta Ramón Díaz ha dado las garantías que sí dio el moreno

¿Quiénes son esos nombres que se rumorean pueden ponerse la banda roja en el Inicial? El propio presidente reconoció como candidatos a Carlos Carbonero y Lucas Barrios. Martín Demichelis siempre es una opción, y ayer se postuló Teo Gutiérrez, con contrato por cumplir en el Cruz Azul de México. El DT ya mandó el mensaje vía conferencia de prensa: el campeonato empieza a jugarse en el libro de pases.

En Boca, las probables soluciones parecen ser mayores. La cartera de vendibles se ensancha con nombres de relevancia: Erviti y Silva, los que podrían dejar algún billete. Pero hay que concretar esas ventas que, de cualquier modo, no alcanzarían para pagar las operaciones que ya iniciaron o que pretenden llevar a cabo los dirigentes: Gigliotti, Cata Díaz, Gago y Matías Fernández.

Del resto de los equipos por ahora no hay tantas novedades. Se sabe que Racing quiere conseguir el préstamo de Valentín Viola, hoy en el fútbol de Portugal, pero que para ello no ve con malos ojos desprenderse de alguna joyita, podría ser Luis Fariña.

Julio César Falcioni sueña con el milagro de sumar para su All Boys a Erviti y Silva, dos soldados de Pelusa, quienes ya le rindieron en Banfield y en Boca. Al mismo tiempo se entusiasma con llevar para Floresta a otro de sus ex dirigidos como lo es Nicolás Colazzo. Es un hecho que Verón apelará a sus contactos para reforzar a este alicaído Estudiantes (la Bruja ya llamó a Pablo Aimar, pero el cordobés no regresará al país, al menos por ahora). Es un hecho, también, que Ignacio Piatti renovará con San Lorenzo.

Relacionados