thumbnail Hola,

Angelici declaró esta tarde que no le da "pánico la palabra descenso" y le quito drama al mal momento de Boca. ¿Qué dijeron Passarella o Cantero en su misma situación?

Boca ha llevado a cabo una de las peores campañas de su historia. La peor, si este domingo pierde ante Godoy Cruz, ya que también puede terminar último. Si bien el Xeneize arranca bien arriba en la tabla de los promedios, gracias al colchón importante de puntos de la temporada de campeón de Falcioni, debe tener en cuenta que no puede ni debe dejarse estar el próximo semestre.

Tanto River como Independiente sufrieron la misma problemática: concluir en la última posición. Esa floja cosecha de puntos terminó, de alguna manera, "condenando" al equipo a irse al descenso. Por supuesto, Daniel Angelici afirmó esta tarde que no le da "pánico la palabra descenso", quitándole presión y drama al mal momento que pasa la institución que preside.

Pero, ¿qué fue lo que dijeron Javier Cantero o Daniel Passarella en su momento? Bien, pues, ambos clubes vivían un muy mal momento económico cuando asumieron. Por eso, muchas de sus declaraciones tuvieron que ver con ese tema: "No queremos quebrar", había sido el pedido Cantero al momento de su asunción. "Agarramos un club que vivió 15 años en decadencia" o "no hay plata para nadie", fueron otros de los dichos del presidente de Independiente.

Luego de eso, le apuntó los cañones a la barrabrava y se metió en una pelea sin fin contra los violentos. "A mi me sacan con los pies para adelante" y "que vayan a laburar", fueron otras de sus frases célebres a lo largo de todo es turbulento año. Pero palabras sobre una posible pérdida de categoría, jamás. Sólo cuando Gallego terminó su estadía como técnico, fue cuando Cantero cayó en la realidad y comenzó a palpar esa realidad cada vez más cerca. Claro, una parte de él quiso creer la posibilidad de pelear arriba de la mano del Tolo y de Daniel Montenegro.

Lo de Passarella fue algo parecido. Bajo promesas de indagatorias y de auditorías que nunca se revelaron, el Kaiser habló de "ganar el campeonato económico". Ahorros, muchas ventas y pocas compras de nivel hicieron que River no pudiese levantar el rendimiento en lo futbolístico. Mientras le pedía fé al hincha, decía que "tuvimos muchísimo trabajo. Pero la cosa se va poniendo más linda y más entusiasmante (sic). Creo que estamos mejorando en muchas cosas. Veo un crecimiento equilibrado en lo social y lo deportivo".

En lo que se refiere al fútbol, primero ilusionó a la gente: "Vamos a armar un equipo para pelear el campeonato", aseguraba, cuando se daba la llegada de Ángel Cappa, que se fue al poco tiempo que as'i como entró, salió. Con Juan José López fue algo más cauto: "no estamos para campeonar, pero sí para sacar 30 y pico de puntos". Pero advirtió que con "38 o 39 puntos, terminás primero".

A todo esto, hay que sumarle las palabras de jugadores y técnicos, jurando y perjurando que venían para "ser campeones", porque, según ellos, los equipos grandes sólo pueden pelear arriba y no deben pensar en la tabla de abajo. Américo Gallego y Ramón Díaz en el Rojo, Ángel Cappa y Matías Almeyda, en el Millonario, son algunos de los casos.

Boca debe aprender de estos errores y no seguir esos mismos caminos. Le sobra tiempo y aun no está cerca de estas crisis. Pero no debe caer en estas tentaciones, pensar correctamente los objetivos y hacer bien las cosas para así no sufrir, dentro de algunos años, la prediccón de Omar Solassi.

Encuesta del día

¿Quién será el tercer descendido?

Relacionados