thumbnail Hola,

Por decisión de los dirigentes, el lateral se va de Boca. El DT había pedido que le renovasen, pero la CD se hartó de los errores infantiles del pelado. La purga podría continuar.

Ni crisis, ni cabaret, ni ningún otro eufemismo que altere la realidad de este Boca. Mala campaña, ese diagnóstico que ningún hincha imaginaba con Bianchi sentado en el banco de suplentes. Ni los hinchas ni los dirigentes tampoco, que, a final de temporada, se ven obligados a interceder en el asunto para intentar reacomodar el rumbo del barco.

Una de esas intervenciones es no renovarle el contrato a Clemente Rodríguez. El miércoles, el propio entrenador blanqueó públicamente su intención de que tanto el defensor como Leandro Somoza, otro al que se le vence su vínculo, continuaran en el club. Daniel Angelici y compañía eligieron la alternativa opuesta. Por eso esta mañana el futbolista se fue a su casa sin practicar, después de una larga conversación con el DT.

La decisión de no renovarle a Rodríguez no era algo que merodeara las mentes de los directivos. Sí creían que el contrato del futbolista debía ser modificado. A saber, un salario inferior al que venía percibiendo. La infantil expulsión ante Newell’s en los cuartos de final de la Copa Libertadores, señalada como una de las causas principales de la eliminación de Boca, el penal tempranero del miércoles ante All Boys, torcieron el cambio de parecer.

La dirigencia quiere desterrar esa política de compras que caracterizó a Boca en los últimos dos años y medio. Entre el ciclo de Falcioni y estos seis meses de Bianchi, llegaron al club más de diez futbolistas. Un grupo que en su mayoría no rindió como se esperaba. Walter Erviti, que sí estuvo a la altura, reconoció su deseo de cambiar de aire y es otro de los que ya empezaron a armar las valijas.

Asoma la renovación, un cambio de paradigma, un equipo cuya prioridad sean los chicos de la casa. ¿Compras?, específicas y rigurosamente estudiadas. La primera señal de esta nueva etapa fue la negativa ante un jugoso ofrecimiento por Juan Sánchez Miño del fútbol ucraniano. Angelici ya avisó que no piensan desprenderse ni del volante ni tampoco de Leandro Paredes, otro que está en la órbita de varios clubes europeos.

El necesario maridaje Bianchi-Comisión directiva no corre peligros de divorcio. La intención de estos últimos es respetar la voluntad del primero. Pero no a cualquier precio. Creen que hacer valer su palabra para no seguir acumulando traspiés futbolísticos y jugadores obsoletos con contratos elevados. Clemente, entonces, es el primero en marchar. Pero la purga no terminaría con su salida.

Artículos relacionados