thumbnail Hola,

El domingo debutará en el Monumental el enganche de 18 años, admirador de D'Alessandro, que alguna vez vino a buscar el Arsenal. No juegan Iturbe y Funes Mori.

Ramón Díaz juega con enganche. Tomás Martínez es enganche. Ramón Díaz suele confiar en los pibes de River. Tomás Martínez es uno de ellos. El encaje del juvenil en las preferencias del entrenador hacen que el domingo, ante San Martín de San Juan, el riojano se la juegue por él. Debut en el Monumental, ante su gente. Debuta, también, por torneo local.

La idea del entrenador en esta última fecha es darles la oportunidad a los futbolistas que tienen asegurada su continuidad. Por eso no estarán en ataque ni Juan Manuel Iturbe, ni el uruguayo Rodrigo Mora ni tampoco Rogelio Funes Mori. Los dos primeros ya hicieron las valijas, el último tiene grandes chances de emigrar al exterior. Entonces se le abre la puerta al juvenil, que intentará junto a sus compañeros mantener el invicto de River jugando como local.

No serán esas las únicas ausencias del equipo. Cristian Ledesma, por desgarro, le deja su lugar a otro de los jóvenes de inferiores, Matías Kranevitter. Leonardo Ponzio también podría perdérselo por problemas físicos. En caso de que no llegue, el titular será Rojas.

Martínez nació en Beccar hace 18 años, y llegó a River cuando aún no había empezado el primer grado de la escuela primaria. El zurdo tiene pasta de crack: acostumbrado a llevar la 10, a desequilibrar con la gambeta corta, a hacer la pausa y ser el conductor, arranco de volante central pero enseguida lo convirtieron en enganche. El domingo hará su debut con la camiseta de River en el torneo local. Ya lo había hecho por Copa Argentina, en la derrota de su equipo 1 a 0 frente a Estudiantes de Caseros.

En 2011, la dirigencia de Daniel Passarella tuvo que reaccionar a tiempo. Emisarios del Arsenal se habían contactado con su familia. La millonaria propuesta para un pibe que todavía viajaba en colectivo los obligó a hacerle su primer contrato profesional. La joyita de la séptima, señalado como el nuevo Erik Lamela, firmaba por tres años, un vínculo que en abril se prolongó hasta mediados de 2016.

Ramón, que juega con enganche y apuesta por los chicos de la casa, lo llevó a la pretemporada. Le dio el gusto de ser titular en el debut veraniego, ante Independiente. Y a Tommy no le pesó el desafío. Esa noche hasta se dio el lujo de ponerle dos pases gol a Rogelio Funes Mori, uno con destino de red.

"Es zurdo, muy rápido. Me gusta mucho, me divierte. Tiene que crecer, lo va a hacer a la par de los otros juveniles", lo definió Ramón tras aquel partido. Desde entonces no dejó de entrenarse con la Primera.

''Mis referentes son Aimar y D'Alessandro'', dice él, privilegiado entre tantos pibes de inferiores que anhelan su suerte. Martínez estuvo en el momento indicado en el lugar indicado y con el técnico indicado. Justo cuando Ramón estaba armando su equipo para este 2013, cuando su deseo por incorporar un enganche se convertía en una de las novelas del verano, Tommy lo cautivó con su fútbol y se ganó su consideración. El domingo tiene la gran chance. Y como si fuera poco tendrá como compañero de creación a un amigo suyo: Manuel Lanzini.

Artículos relacionados