thumbnail Hola,

A horas del descenso de Independiente, el ex presidente del Rojo salió a defenderse de quienes lo señalan como principal responsable. Miren y aprendan, aspirantes a directivos.

Si usted quiere ser dirigente del fútbol argentino, mire la entrevista con la que ayer Julio Comparada rompió un largo silencio mediático de más de dos años. El ex presidente de Independiente, señalado como máximo responsable del descenso del Rojo, intentó lavar su imagen y licuar las culpas que le caben.

Ahí están todas las respuestas: las de Comparada y las que definen al género. En cada una de sus textuales encontrará los recursos que necesita si es que toma la decisión de ser directivo.

CONFUNDA. No importa de qué manera. Lo que tiene que dejar en claro es que los responsables son los otros, anteriores o actuales dirigentes, y que si a usted le cabe algo de culpa por la mala situación que atraviesa el club que preside o presidió es por el hecho, azaroso, generacional, de estar rodeado por un contexto inoperante, irresponsable.

Comparada, ante la pregunta sobre su responsabilidad en el descenso de Independiente.

''Me siento muy responsable por este momento que le toca vivir a Independiente. Por eso pongo la cara. Pienso que mi principal responsabilidad es haber posibilitado que hoy Cantero sea presidente. Este muchacho es un irresponsable, que se mandó a la presidencia sin un plan de gobierno, sin una idea de gestión''.

SU FAMILIA será vital en el intento por sensibilizar a la gente. Hable de sus hijos, de los aprietes que sufren a la salida de la puerta del colegio, del calvario que le toca vivir a los suyos como consecuencia del heroísmo de un padre dispuesto a sacrificarse por el bienestar de un club deportivo.

Así respondió Comparada cuando le preguntaron por sus supuestos vínculos con la barrabrava del Rojo.

''A mi hijo lo pararon a la salida del colegio y le pusieron una sevillana en el cuello. ‘Si tu Papá se porta mal, te cortamos el cuello’, le dijeron. Esto es así, tenés que ceder porque si no, no podés vivir en paz. No niego que juntábamos plata para los viajes y demás. Pero es inevitable''.

EL DINERO que pudo haber hipotecado y perdido en su patriada será su mejor carta. Es muy poco probable que alguien pueda rebatirlo en este punto. Recordar el dinero que salió de su bolsillo lo pondrá a usted en una posición de víctima indiscutida. Victimizado le será más fácil abordar esos temas para los que no tiene respuestas tan claras.

Siempre tendrá a mano la pregunta que ya formuló. ¿Yo voy a hacer tal o cual cosa? ¿yo, que tuve que poner tanto de mi bolsillo para que al club no le cortaran el agua caliente, o para que los chicos de las inferiores tuviera pelotas nuevas? Elija el ejemplo que más le convenga.

Dijo Comparada: ''Solo mis amigos saben lo que sufrí por Independiente. Lo que resigné, la plata de mi bolsillo que puse en el club. Este muchacho, ¿de qué trabaja? Sería bueno que lo dijera, ni los abogados se paga, que los paga el club''.

NO SIEMPRE se juega para adelante, tenga en cuenta este punto, lo pondrá a salvo de muchas de sus falencias. La dirigencia anterior le entregó el club en situación ruinosa. Deudas obesas, equipo desmantelado, caos institucional. Siempre, usted llegó a la presidencia con la difícil tarea de apuntar una institución destrozada.

''Cuando yo llegué el club era un desastre de verdad. El club tenía seis meses de sueldo sin pagar. El personal cortaba Avenida Mitre, me echaban del predio de Santo Domingo porque hacía cinco años que no se pagaba el canon, y ese predio, de 27 hectáreas, hoy es propiedad de Independiente gracias a la gestiones que hicimos y al apoyo político que nos dio Hugo Moyano''

SI TIENE LA CHANCE de citar el contexto financiero internacional, no lo dude. ¿Quién podrá acusarlo a usted de haber fundido a un club si en simultáneo se fundía el mundo? Con esta arma de su lado, ni el mejor periodista de investigación, ni la comisión de socios más comprometida podrá hacer mella en su honorabilidad.

''Tuve cuatro o cinco años de gestión que fueron bárbaros. En los últimos, la crisis financiera internacional nos tiró abajo. Mi error fue endeudarme en función de nuestra historia. Independiente tenía un promedio de venta entre 8 y 12 millones de dólares. Pero nos cambió el mundo y en los últimos tres años de gestión no vendimos nada... Yo tuve que haber sido menos ambicioso''.

Artículos relacionados