thumbnail Hola,

Bianchi se reúne hoy con Angelici por el tema refuerzos. Los dirigentes son claros: si no se vende, no se compra. Varios futbolistas ya saben que no continuarán en el club.

Aunque no lo reconocerá públicamente, aunque el manual del buen entrenador sugiera no saltearse ningún paso, Carlos Bianchi ya piensa en la próxima temporada. En el futuro de este Boca sin presente. O de presente para el olvido. En simultáneo que busca el mejor equipo para ganar los seis puntos que quedan en juego, para evitar el bochorno de terminar último en el Torneo Final, el entrenador se hace un tiempo para dialogar sobre refuerzos y futbolistas que se irán. Hoy se reúne con Angelici por ese tema.

El pobre semestre del equipo no será gratuito para varios de los actuales futbolistas. Los que no seguirán a partir de julio engrosan un listado considerable: Franco Sosa, Emiliano Albín, Cristian Cellay (ya rescindió), Lautaro Acosta y Diego Rivero. A todos ellos se les vence el contrato el 30 de junio y ninguno renovará su vínculo con el club. Clemente Rodríguez y Leandro Somoza, por pedido del entrenador, sí lo harían, al menos por una temporada más.

En simultáneo a los nombres que se irían suenan otros que llegarían. Una buena elección de refuerzos, cree Bianchi, será clave para lavar la imagen que dejó Boca en estos primeros seis meses del año

El primer refuerzo tiene nombre y apellido: Franco Cángele. El ex Boca se entrena desde enero con el equipo y su incorporación ya fue aprobada por el Virrey, que lo ve como alternativa de Juan Manuel Martínez. Emanuel Insúa, lateral izquierdo que está a préstamo en Godoy Cruz, es uno de los futbolistas que debe regresar en julio y uno de los pocos que no sería renegociado. También Jesús Méndez, cuyo vínculo con Rosario Central vence esta temporada, tendría un lugar asegurado en el Boca 2013-2014.

En la defensa, señalada como lo más débil del equipo, también habría retoques importantes. Daniel Díaz es el apuntado por el DT para darle vigor a la última línea. Solo podrían darle el gusto en caso de que haya ventas. Varios de los dirigentes más encumbrados en el fútbol de Boca salieron a aclarar esta necesidad: ''Para comprar, perimero hay que vender''. Los últimos euros que engordaron el patrimonio del club fueron por la transferencia de Pablo Mouche al fútbol de Turquía. Al Cata, que fue campeón con el Boca de Basile y el de Miguel Angel Russo, le queda un año de contrato en el Atlético de Madrid, pero los directivos colchoneros ya dijeron que no será tenido en cuenta a partir de la próxima temporada.

Bianchi prefiere futbolistas probados. Y se lo hará saber en la reunión que hoy tendrá con el presidente Daniel Angelici. Difícilmente apueste por una incógnita como sí lo hizo con Claudio Pérez a principios de año. Además de Díaz, Fernando Gago, quien debe regresar a Valencia para definir su futuro, y Fabián Vargas, se va de Independiente en caso de que el Rojo descienda, despiertan el interés del entrenador.

El tema juveniles es otro de los síntomas que presagian un cambio a partir de julio. El DT bajó a reserva a ocho de los más jóvenes del plantel, entre ellos Leandro Paredes, Federico Bravo y el tucumano Palacios.

Artículos relacionados