thumbnail Hola,

Llega la recta final del torneo, y tanto los que quieren el título como los que se quieren salvar tendrán que apostar a la fórmula que menos fallas tiene: jugar bien.

 Luciano Román Garzo
  Redactor
  Goal.com Argentina
Seguilo en

Quedan apenas cinco partidos. Quedan todavía cinco partidos. Una eternidad para algunos, un momento efímero para otros. Los que están arriba, sin duda disfrutan cada vez que les toca saltar al campo, mientras que los que pelean por no descender deben cambiarse pensando en la ducha post partido con la alegría de una victoria.

Independiente salió a jugar ante San Martín de San Juan con la certeza de que iba a ganar. El apoyo de la gente fue vital y también el aporte de Juan Fernando Caicedo, que empezó a cumplir con los goles que había prometido. La línea media del equipo de Brindisi comprendió a la perfección que el jugador a neutralizar era Jorge Luna y en la única que lo dejaron asistió a Osorio en el gol del descuento. El Rojo se anima cada vez más y está encaminado rumbo a la salvación.

La Bombonera fue una caja sonora inmensa que sólo sirvió para dejar en evidencia los diálogos entre jugadores y sólo unos pocos fueron testigos del fin de la sequía de Boca en el Torneo Final. La alegría fue doble para el Burrito Martínez, que llegó como refuerzo estrella en enero y recién el sábado convirtió su primer gol en el certamen local. El Xeneize no brilló, pero le alcanzó para derrotar a un Colón que anda a la deriva.

Newell’s viene jugando hace rato, pero no puede darse el lujo de perder puntos en la recta final del torneo. Había manejado bien los tiempos y le faltaba poco para llevarse la victoria, pero apareció Miguel Caneo, bastión en la remontada de Quilmes, para amargarle la noche al Tata Martino y sus dirigidos. De los que pelean por no descender, el Cervecero es el que mejor intenta el buen juego y hasta acá, lo logra con mucha frecuencia.

El que quiere pero no puede es Unión. El equipo de Sava está casi descendido pero así y todo eligió la forma de dar pelea aunque esté en clara desventaja matemática. El segundo gol del Tatengue fue una clara muestra de que Sava les transmitió a la perfección a los jugadores su idea de priorizar la forma.

Tampoco puede explotar River, que con su andar irregular no da garantías y desperdició una buena oportunidad de descontarle puntos a Newell’s y acercarse a la punta. Sólo por el penal que erró Franzoia, el equipo de Ramón Díaz no se quedó con las manos vacías. A propósito de Ramón, sigue desviando la atención echando culpas a terceros y del juego habla poco y nada.

En la fría noche de Floresta no abundó el buen juego, pero con un rato de Piatti le alcanzó a San Lorenzo para derrotar a All Boys, aunque el resultado fue exagerado. Piatti le ganó a las lesiones y coronó su actuación revolcando a Cambiasso en el área en el tercer gol. Agradecidos todos aquellos que estaban viendo el partido porque el primer tiempo había sido soporífero y en el segundo, la conexión del volante del Ciclón embelleció el juego.

Con lo irregular y corto que es el torneo, cualquiera puede ser campeón. Con lo injustos que son los promedios, nadie está librado de la condena del descenso. Pero hay una certeza: si la pelota va por el piso, las chances de ganar aumentan considerablemente.

Relacionados