thumbnail Hola,

El defensor de River, que sería titular ante Unión el fin de semana, estaba citado hoy para declarar en una causa por asociación ilícita y evasión tributaria. Decidió no hacerlo.

Cuando comenzó el torneo, Jonathan Bottinelli, defensor de River Plate, debió pagar seiscientos mil dólares de su bolsillo para poder jugar. La AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) lo había inhabilitado por participar en las famosas triangulaciones entre clubes para evadir impuestos. En su caso con Unión San Felipe de Chile.

Pese a que consiguió el permiso para jugar –no lo hizo demasiado por la gran aparición del colombiano Éder Álvarez Balanta–, el jugador fue procesado por supuesta asociación ilícita y evasión tributaria y hoy, según la citación del Juzgado Nacional en lo Penal Tributario número uno –el juez Javier López Biscayart a cargo–, debía presentarse a declarar. Bottinelli, quien practicó por la mañana, decidió no hacerlo.

Ahora el Juzgado tiene diez días para actuar. El ex San Lorenzo, miembro de un largo listado de jugadores involucrados pero uno de los pocos con causa particular, podría seguir procesado o ser sobreseído, según publicó Canchallena.com.


Relacionados