thumbnail Hola,

El Millonario se llevó diez de los últimos treinta puntos que disputó en ese estadio frente a Boca. Del 2002 a esta parte, siempre que ganó allí fue campeón.

No es una cancha que le sienta cómoda. Para River, jugar en la Bombonera, históricamente ha sido una prueba de fuego. El dato podría justificarse haciendo un repaso de los últimos diez Superclásicos disputados en este estadio.

LOS ÚLTIMOS DIEZ EN LA BOMBONERA

FECHA RESULTADO
GOLES
10/3/2002 0-3 R: E. Cambiasso, E. Coudet y R. Rojas
01/6/2003 2-2 B: G. Barros Schelotto x 2; R: A. D'alessandro y F. Cavenaghi
16/5/2004 0-1 R: F. Cavenaghi
29/5/2005 2-1 B: G. Barros Schelotto y Marcelo Delgado; R: Lucho González
26/6/2006 1-1 B: M. Palermo; R: Ernesto Farías
15/4/2007 1-1 B: P. Ledesma; R: M. Rosales
14/5/2008 1-0 B: S. Battaglia
19/4/2009 1-1 B: M. Palermo; R: M. Gallardo
25/3/2010 2-0 B: G. Medel x 2
15/5/2011 2-0 B: JP. Carrizo (ec) y M. Palermo

El Clausura 2002 fue el último torneo que Ramón Díaz dirigió al Millonario hasta el regreso del técnico riojano, concretado a fines del año pasado. En la sexta fecha de ese certamen, River coronó acaso su mejor actuación y cortó una racha de siete años sin triunfos como visitante en el Superclásico. Derrotó a Boca 3 a 0 con goles de Esteban Cambiasso, Eduardo Coudet y Ricardo Rojas- famosa vaselina por encima del Pato Abbondanzieri- y se encaminó directo al título, que iba a conseguir en la fecha 18 ante Argentinos Juniors.

Al duelo de esa tarde de 2002, tarde lluviosa de Bombonera, Boca llegó en condiciones similares a como llegará para el domingo. Entresemana, el equipo que dirigía el uruguayo Oscar Tabárez había jugado el último partido de la zona de grupos de la Copa Libertadores, triunfo 2 a 0 ante Wanderers de Montevideo. En ese duelo se lesionó su mejor figura, Juan Román Riquelme, quien no pudo estar al siguiente domingo. Su lugar ante River lo ocupó Walter Gaitán.

Entre 2003 y 2005 se dieron todos los resultados. El primer Superclásico fue empate 2-2. River se puso en ventaja con goles de Andrés D'Alessandro  y Fernando Cavenaghi (p), Boca lo igualó gracias a Guillermo Barros Schelotto, que convirtió dos y fue la figura del partido.

Al año siguiente, otra vez Fernando Cavenaghi volvería a disfrazarse del verdugo de Boca. En el último Superclásico oficial de Bianchi como DT xeneize, el delantero que hoy milita en el fútbol mexicano convirtió el único gol del triunfo 0-1 de su equipo en la Bombonera. River, dirigido por Leonardo Astrada, daría la vuelta olímpica en ese mismo torneo. En el 2005 hubo triunfo de Boca, 2-1 sobre el final del partido mediante un tiro libre de Marcelo Delgado.

A River le cuesta jugar en la cancha de Boca, es cierto. Pero las últimas dos veces que ganó en la Bombonera se consagró campeón de ese torneo.

Boca volvió a ganarle a River en su casa recién tres años después, en 2008. No había podido en 2006 y 2007 (empates 1-1). Sebastián Battaglia conectó un córner con la cabeza y venció al arquero Juan Pablo Carrizo. El visitante, dirigido por el Cholo Simeone, festejó, sin embargo, a final de campeonato. El Clausura de ese año fue la última conquista del Millonario.

En el 2009 también hubo empate 1 a 1 por los golazos de Martín Palermo y Marcelo Gallardo. En los siguientes dos enfrentamientos se repetiría el resultado.

El del Clausura 2010 tuvo un condimento inusual, único. A los 11 minutos de juego, la lluvia obligó al árbitro Héctor Baldassi a suspender el clásico debido a la lluvia. La Bombonera no resistió el agua y se anegó; el partido debió jugarse el jueves siguiente. El chileno Gary Medel, que apenas vistió la camiseta de Boca durante un año y medio, se lució: hizo los dos goles del triunfo 2 a 0, gracias a los cuales ocupa un lugar de privilegio en el recuerdo de la hinchada xeneize.

La última vez que se enfrentaron en la Bombonera coincidió con el último Superclásico del ídolo de Boca Martín Palermo. El Titán estampó el 2 a 0 definitivo con un cabezazo por encima del cuerpo de Juan Pablo Carrizo – el arquero de River, en contra tras un córner ejecutado por Fabián Monzón, había puesto el 1 a 0.

Nunca más polémico un clásico como lo fue aquél. El árbitro Patricio Loustau fue responsabilizado por la gente de River como el artífice del resultado a favor de Boca. Por cierto, no sancionó tres – al menos tres- claros penales para River que hubieran cambiado la historia. El Millonario llegó al partido con Boca en zona de Promoción; su complicada situación requería un triunfo que hubiera sido un espaldarazo anímico para emprender la definitiva levantada.

A este listado podría agregársele el encuentro disputado por la ida de la semifinales de la Copa Libertadores 2004. Esa noche, Boca derrotó a River por 1 a 0 con gol de Rolando Schiavi.

River obtuvo un tercio de los puntos que hubo en juego en los últimos diez Superclásicos  disputados en la Bombonera. Cifra para nada despreciable. A la inversa, Boca ganó 9 de los últimos 30 puntos que disputó frente a su histórico rival en el estadio Monumental.

Relacionados