thumbnail Hola,

Ernesto Mastrángelo jugó el superclásico en Boca y en River. En diálogo con Goal.com compartió sus recuerdos y analizó el partido del próximo domingo.

El nombre se asocia automáticamente con el Boca campeón de todo de finales de los '70. Ernesto "Héber" Mastrángelo fue una de las figuras de aquel equipo que, dirigido técnicamente por el recordado Juan Carlos "Toto" Lorenzo, fue campeón de Argentina, de América y del Mundo entre 1976 y 1978. Pero no siempre se recuerda que antes de esos éxitos tuvo una etapa en River que se extendió entre 1972 y 1974 en la que le convirtió varios goles a Boca.

Precisamente por eso es que Mastrángelo cuenta que nunca tuvo "ningún problema con ninguna de las dos hinchadas, porque le hice goles a los dos. Con Boca, con River, y con los otros equipos en los que jugué". Además aclara, "uno es un profesional. Yo fui hincha de Boca desde que era chico, pero recién ahora lo digo públicamente. ¡Si hasta los de Boca creían que era de River! En ese momento quedaba mal decir de qué cuadro era uno. Y yo siempre guardé un gran respeto por todos los clubes en los que jugué, porque me dieron la posibilidad de trabajar".

¿Han cambiado las cosas en cómo se vive un Boca-River dentro y fuera de la cancha? No según nuestro entrevistado. "En mi época se vivía igual que ahora, y antes también. Y había más gente porque estaba hablitado más espacio en las populares".

Los grandes partidos

Además de defender las dos camisetas, Mastrángelo vivió dos clásicos que ambas parcialidades recuerdan con cariño. El clásico con más goles de estos casi cien años de River-Boca Boca-River, y la primera final entre ambos equipos.

El primero fue un memorable 5 a 4 jugado en cancha de Vélez, que favoreció al Millonario el 15 de octubre de 1972, por la primera fecha del Campeonato Nacional de aquel años. "Fue el mejor de la historia", recuerda Mastrángelo, "empezó ganando River 2 a 0, lo dio vuelta Boca, que llegó a ponerse 4 a 2, y lo ganó River en el minuto final". No solo estuvo presente aquella tarde en Vélez, sino que "Hice dos goles. El primero y también" (afirma con cierta picardía) "el gol del triunfo iba a ser mío, pero la empujó justo [Carlos] Morete".



También dijo presente la noche del 22 de diciembre de 1976, cuando en la cancha de Racing se definió el Nacional. "Ese fue el primero con una definición. El que ganaba era campeón. Tuvimos suerte de que el Chapa [Rubén] Suñé convirtiera ese tiro libre. A mí me anularon mal un gol." También cuenta que esa noche "Juegué lesionado. El Toto me no me vio en las mejores condiciones e hizo que me vendaran. Me envolvieron mucho y me pusieron merthiolate en uno de los pies. El primer tiempo me resultó muy duro, para el segundo pedí más anestesia y anduve mejor. Era algo que se acostumbraba en la época. Hay gente que puede jugar con dolor y gente que no".

Pero además, el "Héber" recuerda otros partidos tan importantes como los dos recién evocados. "En el mismo campeonato que le ganamos a Boca 5 a 4, después tuvimos que ganarles de nuevo en Vélez, y por eso después llegamos cansados a la final que nos ganó San Lorenzo". Y también acude a su memoria "la eliminación a River en la Copa Libertadores con un gol mío y otro de [Carlos] Salinas", y el sabor especial de aquellas dos copas Libertadores (las de 1977 y 1978) en las que Boca fue campeón y en el camino dejó eliminado a su máximo rival.

Lo que vendrá

De cara al clásico del domingo Mastrángelo afirma "Ni River va a jugar tan bien como dicen que está jugando, ni Boca va a jugar tan mal. Hay algo que entender. Cuando Boca llega a instancias definitorioas el jugador saca la garra. Porque sabe que si no saca la garra en Boca, ¿dónde la va a sacar? Boca es Boca, en los partidos difíciles siempre hay que apostarle.  Los jugadores saben que en Boca hay que ganar todo lo que se juega".

Y finalmente nos dejó algunas impresiones sobre el momento que pasa el cuadro azul y oro actualmente. Según la visión de Mastrángelo "Cuando uno es un equipo grande como Boca lo primero que tiene que buscar es que no le hagan un gol. Y en particular el 1 a 0 siempre fue muy importante para Boca. En toda época cuando estaba un gol arriba era difícil que se lo den vuelta. Fue así en la época de [Mario] Boyé, [Ernresto] Lazzatti y [Julio E.] Musimessi; después en la época de [Antonio] Roma, y [José M.] Silvero. Ese equipo ganó dieciocho partidos 1 a 0, y nosotros tambíen tuvimos un equipo que se ponía muy difícil si iba 1 a 0 arriba. Boca está pasando un mal momento, pero se va a terminar".

Artículos relacionados