Funes Mori tiene banca

Enzo Francescoli defendió al goleador Millonario luego de las críticas que recibió el Melli tras el partido ante Quilmes: "Un gol contra Boca le daría paz".

El pasado le tiró un centro al presente. Enzo Francescoli, incomparable con Rogelio Funes Mori, incomparable con cualquier otro jugador del plantel actual de River, tomó la palabra y elogió al delantero mendocino, cuestionado tras el partido ante Quilmes por haber errado un gol clave en el minuto final. Justamente Francescoli, quien ocupa un lugar indiscutido en el altar de los ídolos máximos del club, quien la semana pasada celebró el aniversario número 30 de su debut con la camiseta del Millonario. Siempre al tanto de lo que ocurre con su equipo, del ADN del hincha, del pulso del Monumental, tuvo respuesta para definir la situación que atraviesa el 9.   

“Tiene una presión, consciente o inconsciente, que claramente lo perjudica. No se trata de errar goles, cuando tenga 35 los va a errar también, pero la experiencia y los años le van a dar una tranquilidad que hoy no tiene. Funes Mori aún no ha podido encontrar la paz y la tranquilidad suficiente que necesita cualquier delantero. Lástima que con el tiempo, en River, no podés especular”, opinó el Enzo en el programa 90 minutos de fútbol (Fox Sports).

“He notado que le sacan muchas amarillas, una cantidad inusual para un delantero, y que a pesar del gran físico que tiene casi siempre pierde en el contacto y entonces llega mal pisado al área. Va mucho al piso, además. Todos estos detalles revelan que tiene una presión extra que lo está perjudicando”. Y agregó: “Tiene todo para poder triunfar en el club. A veces no es tan fácil esto de entrenar y que las cosas se mejoren después en el partido. La gente le exige que mejore esto y lamentablemente en el partido por ahora no lo ha conseguido. Un gol contra Boca le va a dar paz, pero el problema es que la paz dura poco, hasta el otro partido. Tendría que tener una racha duradera”.

“Puede haber influido el hecho de que no haya hecho inferiores. Un chico que a los 12, 13 años compite en el club es bueno, es otra cosa. Pero puede aprender. De hecho tiene uno de los mejores 9 que hubo en los 90 en el fútbol argentino. Poder jugar al fútbol sin tener condiciones es imposible. Sin duda que se mejora la definición. Yo siempre pongo de ejemplo a Crespo. Cuando subió a Primera era goleador de inferiores, pero no tenía buen control, no cabeceaba bien. Y después mejoró al punto que se convirtió en uno de los mejores delanteros del mundo. Lo que uno no puede mejorar es lo que tenía Ortega”, explicó.

Francescoli, gran especialista en materia de Superclásicos, expuso su mirada sobre el del próximo domingo: “River llega más necesitado que Boca”. Para el Enzo “un triunfo o una derrota no cambian la campaña de Boca”. En cambio, “River necesita los tres puntos para seguir prendido ahí arriba”.

Boca, que el sábado concretó el peor arranque de campeonato de su historia, “no es el mismo Boca de Córdoba, Bermudez, Palermo, Guillermo, un Riquelme de 22 años…”. Entonces, el ídolo de River explica su sensación por el mal andar del clásico rival: “Me sorprende que Bianchi no haya podido ganar en 10 partidos. No iba a ser fácil, ya no está el equipo del 98. Es otra historia, no le quiero quitar méritos a Carlos pero aquel y este son dos planteles completamente diferentes. De última con la Libertadores va a poder tapar estos diez partidos. El tema es que si queda eliminado de la Copa… Pensé que le iba a costar, pero tanto, no”.

Se vienen tiempos definitorios para el futuro político de River. A fin de año habrá elecciones nuevamente y las voces que pugnar por llegar al poder hace rato comenzaron a sentirse en el Monumental: “Ya dije que con el único que tengo o tenía amistad y compromiso era con Donofrio. La última vez se malinterpretó cuál era mi función. No voy a hacer política. Soy uno más en el mundo River. Si después me quieren llamar para lo que sea, lo analizaré”. Mucho más remota la chance de ser DT: “No, por el tema de mis tiempos. Estoy enfocado en unas clínicas por los Estados Unidos, un trabajo que hacemos con Zidane por España.  Para volver a dirigir tendría que armar un grupo de trabajo, concientizarme. Siempre digo que con el cariño de la gente no es necesario. No puedo ponerme un buzo y salir a dirigir. Tengo que saber cómo se labura”.