thumbnail Hola,

Independiente perdió con Atlético de Rafaela y la victoria de Quilmes lo complicó. Lanús empató con Unión y ahora comparte la punta con Newell's. River ganó y está a un punto...

Pasó la décima fecha. Pasó un fin de semana más con Pablo Migliore custodiando su propia vida en el penal de Ezeiza en lugar de defender el arco de San Lorenzo. Terminó otro partido de Independiente en el que perdió y no marcó goles y también se jugó otro encuentro en La Bombonera tras el cual la gente se fue masticando bronca.

Las suspicacias sobre las decisiones arbitrales no terminarán hasta que estén consumados los descensos y el campeón, pero aunque los jueces perjudiquen a los equipos que pelean junto a Independiente por no descender, si el Rojo no suma, su descenso será un hecho incluso antes de la última fecha.

El equipo del debutante Miguel Ángel Brindisi jugó peor que en la derrota ante All Boys y sólo por fallas de los delanteros de Atlético de Rafaela no perdió por goleada. Ya había sido vapuleado anímicamente el plantel del rojo con el gol de Martín Cauteruccio sobre la hora que le dio la victoria a Quilmes ante Estudiantes y le aseguró al Cervecero estar afuera de la zona roja hasta que se juegue la fecha 12.

Algo parecido pero sin la presión del promedio pasa en Boca: el equipo de Bianchi sigue durmiendo la siesta y si bien esta vez no perdió, tampoco ganó. Para colmo, Román salió desgarrado a la media hora y Erviti jugó en una pierna todo el partido. Igualmente, hay algo que no se puede obviar y es que Javier Uziga, el juez de línea que marcaba el ataque de Boca en el primer tiempo, no convalidó un gol de Blandi en el que la pelota había entrado claramente. No es correcto sentenciar que el Xeneize habría ganado con ese tanto, pero posiblemente el trámite hubiese sido otro.

El viernes había dos partidos interesantes para ver y los dos tuvieron resultados predecibles: Newell’s se aprovechó de un Vélez plagado de lesionados y le ganó fácil en Liniers, mientras que Racing y Colón, expertos en la irregularidad, empataron gracias al gol de Moreno y Fabianesi sobre el final.

Los jóvenes talentos de San Lorenzo le dieron la razón al presidente Matías Lammens tras la polémica que se desató la semana pasada, cuando circuló la versión de que el directivo le había sugerido al técnico Pizzi que pusiera a los jugadores del semillero del club. La victoria contundente ante Arsenal, club difícil para enfrentar si los hay, sirve como advertencia para el entrenador del Ciclón, que seguramente de aquí en más formará la alineación titular teniendo en cuenta la frescura y el hambre de gloria de los más chicos y la pasividad de algunos experimentados.

Sin lucirse pero con solidez, River volvió a la victoria gracias a la aparición de Eder Balanta, el zaguero colombiano que sepultó a Bottinelli. Es cierto que todavía le falta jugar contra Quilmes, pero teniendo en cuenta lo mal que está Boca, al Millonario se le presenta una oportunidad inmejorable de ganar el Superclásico en la duodécima fecha y vengarse de aquél empate sobre la hora en el Monumental.

Lanús y Unión se jugaban todo y ninguno de los dos consiguió nada. El punto del empate le sirve más al Granate, que al menos no perdió la punta, y el Tatengue podría haber superado a San Martín de San Juan en el promedio, pero sigue último en la tabla de descensos y tiene el agua llegándole al cuello.

Empieza la parte del campeonato en la que tanto arriba como abajo puede definirse el futuro de varios equipos si es que logran hilvanar dos o tres victorias consecutivas y otros resultados acompañan. Si Atlético de Rafaela saca 10 y Quilmes consigue 13 puntos de los 27 que quedan, Independiente no los podrá alcanzar en el promedio. Sólo resta esperar...

 

Artículos relacionados