thumbnail Hola,

El volante de Vélez, recientemente dado de alta por el cuadro de convulsiones que sufrió al término del partido con Newell's, visitó a sus compañeros y ya piensa en el regreso.

“Tengo que esperar una semana, diez días, para volver a entrenar. Me la voy a tener que aguantar”. Las palabras de Iván Bella llevan tranquilidad a todo Vélez. El volante fue el protagonista de las imágenes que el último fin de semana paralizaron al fútbol argentino, cuando al término del partido que su equipo perdió con Newell’s fue retirado del estadio en ambulancia, con un cuadro de convulsiones. Recientemente dado de alta, visitó a sus compañeros y contó las sensaciones por lo vivido.

“No me acuerdo de nada. Las primeras imágenes que se me vienen a la cabeza son ya en el hospital (San Juan de Dios). Cuando vi por televisión lo que había pasado no lo podía creer. Me salía espuma de la boca, parecía un perro”, contó en el programa televisivo Estudio Fútbol, que se emite por TyC Sports.

“Fue un traumatismo de cráneo fuerte que no me di cuenta. Por suerte ahora la puedo contar”, agregó, y dejó en claro su deseo por volver a jugar lo antes posibles. Los médicos le prohibieron reincorporarse a los entrenamientos, pero él arriesga y le pone fecha a esa vuelta: “Ojalá pueda estar en la revancha con Newell’s por la Copa Libertadores”.

Por último no quiso olvidarse del aliento recibido durante estos dos días de incertidumbre: “Les agradezco a mis compañeros, a los médicos de Vélez y de Newell’s, y a todos mis colegas que se preocuparon por saber cómo estaba", cerró el volante.

Artículos relacionados