thumbnail Hola,

Capítulo VII: El fútbol, en todos los suplementos

El Rojo no tuvo puntería ante Boca y sigue en perdido. River y Vélez, siesta eterna. San Lorenzo perdió más que tres puntos. Racing, único grande en ganar. ¿La punta? Es de dos...

Luciano Román Garzo
Redactor
Goal.com Argentina
Seguilo en

Ni el temporal ni la falta de conexión le impedirán a su servidor traerles el resumen de la fecha. Con algo de tardanza como no es habitual, les presento lo mejor de la actividad pascual.

Lamentablemente, la séptima fecha aparecerá en dos suplementos del diario, el deportivo y el policial, aunque también se le podría agregar un tercero, ya que tuvo mucha espectacularidad.

Lanús sigue dando que hablar, pero esta vez por su reacción, porque perdía con el sorprendente Quilmes pero finalmente se lo empató. El Cervecero ganaba dos a cero y tuvo el tercero, bah, podría haber tenido la chance, si Patricio Loustau hubiera sancionado el clarísimo penal cuando vio que Marchesín dejó a Oberman fuera de alcance. Ahí se le suma el género de ciencia ficción a este fin de semana, porque quien desconfíe un poco y revea algunas actuaciones arbitrales puede extraer la conclusión de que al Rojo no sólo lo ayudaron convalidándole el gol ante Boca cuando Farías estaba en posición adelantada.

Mientras muchos seguían con los chocolates el domingo, Newell’s daba el salto como una fiera ante un San Lorenzo que todavía no sabe lo que a Migliore le espera. Innecesario, absurdo y desafortunado el operativo de la Policía, que montó un espectáculo en el Nuevo Gasómetro con autos pasando por el campo de juego intentando hacer una maniobra de distracción, al mejor estilo Hollywood, que a nadie embaucó.

Tiene de todo este fútbol argentino. Uno de los equipos más grandes está sumido en la zona de descenso. Lo más triste de todo es que Independiente hizo todo para ganar, pero se topó con un Agustín Orion que tuvo una actuación fenomenal. De adentro, de afuera, por arriba y por abajo le patearon al arquero de Boca, que le arruinó la tarde al Rolfi Montenegro, quien desde los doce pasos rara vez se equivoca. Inexplicable la presencia de Chiqui Pérez, de quien ya se sospecha que tiene dicho apodo no en forma irónica por su tamaño sino por su ingenuidad: ni un jugador amateur comete una falta tan tonta dentro del área de penal. Nada tiene que ver este zaguero con la poesía, así lo afirman las estadísticas frías: siete partidos en el Xeneize, cinco amarillas y dos rojas. Cada vez tiene más razón Rolando Schiavi, que desde el lejano oriente recordó, que para ser el 2 de Boca hace falta más que una lengua veloz.

Este semestre, el River de Ramón había comenzado con todo, pero se fue decantando y volvió al juego monótono. El Monumental venía de un partidazo hacía poco más de una semana, con Messi, Higuaín y compañía brillando con la camiseta de la Selección Argentina. Esta vez, el Millonario jugó como un pobre equipo sin ideas ante un Vélez que no mira con total atención la competencia interna y además tiene varios jugadores en la enfermería.

El único grande que ganó fue Racing, aunque no jugó como tal. El equipo de Luis Zubeldía no desentonó en comparación al resto de los partidos de este semestre: continuó jugando mal. La diferencia con otros encuentros es que se topó con un equipo que todavía extraña a Juan Sebastián Verón, hoy encargado de contactarse con Mauricio Pellegrino para ofrecerle el cargo de entrenador, que Diego Cagna abandonó. En siete encuentros, los escasos tres puntos que sumó el Pincha fueron producto de tres empates. Como a muchos equipos que no están de racha, al conjunto platense le afectó la falta de puntería en algunos combates.

Sobre la hora y por primera vez en el torneo, Colón cantó victoria gracias a un golazo de Emmanuel Gigliotti, experto en el arte del cañoneo. Al fin pudo desahogarse luego de tantas conquistas que de poco sirvían, debido a la poca contribución del resto de sus compañeros, que en la cancha poco hacían. La partida de Roberto Sensini de la dirección técnica dio lugar al interinato de Pablo Morant, que invadido por las emociones tras el 3-2 del Puma, se fue expulsado por exceso verbal.

De la mano de Caruso Lombardi y el incansable Anangonó, Argentinos logró la primera victoria del campeonato y tomó algo de aire para escaparle a la presión. Quilmes, Independiente, San Martín, Unión no ganaron, sin dudas, al equipo de La Paternal los tres puntos lo levantaron.

El duelo cuyano pintaba bien para San Martín de San Juan, que necesita puntos como Boca defensores. El Santo le ganaba al Godoy Cruz de Palermo, que debe haber mermado sus ganas de entrar al campo en algún centro cuando vio que Obolo se disfrazó de Titán para darle al Tomba la victoria con un gol sobre el final.

No fue una fecha demasiado feliz, apenas 22 goles, mismo número con el que se identifica el Loco Migliore, que al menos por un par de días deberá acostumbrarse al frío cemento del penal de Ezeiza hasta que se aclare su situación, aunque por lo menos se salva de escuchar las calumnias de una parte de la prensa. Él es un loco lindo a pesar de sus vínculos con la barra de Boca, no así los hinchas de Quilmes, que arruinaron la semana santa de muchos turistas mediante piedrazos en la autopista.

El fútbol de Primera volvió después del corte por Eliminatorias y la fecha vino cargada de cosas: acción, suspenso y ciencia ficción. ¿La poesía? La muestra gratis, si quieren otra dosis, esta tarde juegan los niños criados en La Masía.

Artículos relacionados