thumbnail Hola,

Fue en un amistoso jugado entre equipos alternativos de Estudiantes y All Boys. Pero Luciano Galletti sigue ganándole a sus problemas de salud y volvió a hacer fútbol.

La historia de vida y sufrimiento de Luciano Galletti empieza a ver el sol y a recuperar la felicidad, con su esperado regreso a las canchas. Ayer por la mañana, Estudiantes disputó dos amistosos contra All Boys y en el segundo, disputado por los equipos alternativos, el Huesito ingresó unos 20 minutos.

Durante este encuentro disputado en el Country Club de City Bell, el Pincha caía 1 a 0 por el gol de Iván Borghello. Y promediando la segunda mitad del choque, Diego Cagna decidió hacer ingresar al delantero en lugar de Joaquín Correa, volviendo a a jugar al fútbol luego de casi un año y medio de inactividad que icnluyó una importante operación.

Fue en septiembre del 2010 que tuvo que colgar los botines de forma apresurada, cuando jugando en Olympiakos de Grecia le detectaron una insuficiencia renal. Rápidamente regresó al país y, poco más de dos  año después, más precisamente en octubre del 2012, fue necesario el transplante. Y el donante, en un gesto incomparable de amor, fue su padre Rubén Horacio, otro exjugador albirrojo a principios de los 80.

La intervención fue todo un éxito y rápidamente comenzó con las tareas de rehabilitación en el predio de Estudiantes y con todo el cuerpo médico acompañándolo. Pero la historia le tenía preparado un obstáculo más y a fin de año fue nuevamente hospitalizado por una infección, pero no pasó a mayores y todo volvió a la normalidad.

Luego de esta participación, el exjugador de la Selección destacó en diálogo con TN que “mis compañeros y el cuerpo técnico me ven esforzándome día a día y se pusieron muy contentos de que pueda jugar. De hecho, varios de ellos se quedaron a ver el rato que jugué y eso me hizo muy bien”. Y agregó que “quiero seguir entrenando para estar en condiciones de jugar. Me gustaría estar a la par del resto para no tener ninguna excusa si algún día me toca tener un mal partido”.

La alegría del futbolista, más allá del anecdótico resultado, fue inconmensurable. Logró vencer a la muerte y su próximo objetivo es ponerse la roja y blanca para jugar oficialmente. En manos de los dirigentes está la posibilidad de solicitar a AFA un permiso especial y utilizarlo en lo que queda del Torneo Final, o aguardar hasta el próximo mercado de pases. Pero cuando sea su retorno, quedará claro que nunca se deben bajar los brazos.

Artículos relacionados