thumbnail Hola,

Juan Pizzi se fue conforme con el resultado, aunque no perdió la cabeza. Reconoció que los objetivos están todavía lejos, aunque el rumbo es el correcto.

En la semana dijo que su idea era ganar y finalmente llegó el resultado. San Lorenzo se quedó con los tres puntos, jugó bien y se reposicionó para el futuro. En ese contexto Juan Pizzi brindó una serena conferencia de prensa. Satisfecho por la producción, pero al mismo tiempo consciente de los desafíos.

"Queremos un equipo al que todo el mundo le reonozca quién es. Somos conscientes tanto del promedio como de que podemos pelear el campeonato. En general lo mejor es sumar de a tres, pero no es malo tampoco sumar de a uno", dijo como para enmcarcar el cotejo.

Sobre el desarrollo del encuentro dijo "un gol tempranero te quita presión. El primer tiempo no era para golear, fue normal, pero no hay dudas de la superioridad. La parámetro que yo tomo es que por cada tres o cuatro situaciones generadas se marca un gol. En el primer tiempo tuvimos siete u ocho, entonces es lógico que haya habido dos goles". Pese al buen resultado Pizzi no dejó de mencionar que "cometimos errores que analizaremos en la semana. Pero por supuesto que cuando le ganás a un grande como River, que además viene puntero los errores quedan minimizados."

Sobre los jugadores expresó que "hubo rendimientos individuales muy altos y por eso controlamos bien a River", y en particular habló de Denis Stracqualursi a quien "al principio le costó convertir, pero confío en que va a mantener su promedio, no solo el que tiene en San Lorenzo, sino en toda su carrera".

Por último dijo que si bien tiene que cuidar el detalle de la gran cantidad de jugadores con cuatro amonestaciones prefier descansar y disfrutar, del mismo modo que la hinchada, quienes en el concepto del entrenador son los principales acreedores de la alegría; y habló con calma de su expulsión. "Ustedes [los periodistas] saben que no me gusta hablar de los árbitros. [Germán] Delfino me dijo que si volvía a hablarle al asistente me echaba. Yo le volví a hablar y él me hecho." Final relajado y con sonrisa, igual que en la cancha.

Artículos relacionados