thumbnail Hola,
Torneo Final - Capítulo I: Un comienzo que ilusiona

Torneo Final - Capítulo I: Un comienzo que ilusiona

FotoBaires

River ganó con autoridad en Córdoba. Boca sufrió pero lo dio vuelta. Newell's hundió al Rojo y Atlético atendió a Racing. ¿Lanús? Carnaval y goleada ante Colón. Volvió el fútbol...

Luciano Román Garzo
Redactor
Goal.com Argentina
Seguilo en

Después de interminables semanas viendo sólo fútbol de otras latitudes y los partidos de verano de los equipos argentinos, volvió a girar la pelota en Argentina: empezó el Torneo Final y la parte más emocionante de la temporada, porque si bien recién es el inicio, varios equipos tuvieron momentos prometedores y otros deben prometerse que mejorarán, porque de lo contrario coquetearán con el descenso durante todo el semestre.

Para ser la primera jornada, los 29 goles ilusionan, al igual que algunos pasajes de River ante Belgrano y del campeón Vélez ante Argentinos, aunque no pudo dominar como habitualmente acostumbra. Y cuando todos pensaban que lo mejor de la fecha se había visto el domingo, llegó Lanús el lunes y destruyó a Colón. El equipo de Guillermo Barros Schelotto pasó por arriba del Sabalero, que si bien tuvo algunas chances cuando el partido iba empatado, poco a poco se convirtió en espectador de primera fila de una cátedra de fútbol y aprovechamiento de los espacios.

El equipo: quizá por que fue el último que jugó y lo reciente queda más a mano en la memoria a corto plazo, o puede que sea por lo abultado que fue el resultado, pero no. Lanús fue el mejor equipo de la fecha no sólo porque aplastó a Colón sino que dio una clase magistral de cómo se juega a esto. Ataques verticales con jugadores buscando el espacio vacío en ambas bandas, movilidad, pases finos entre líneas y definiciones contundentes. Es cierto, hay partidos en los que a uno le sale todo y al otro, nada, pero también es claro que si los jugadores siguen plasmando en la cancha de esta forma la idea de Guillermo Barros Schelotto, el Granate es serio candidato.    

El gol: a Vélez se le complicaba en la difícil cancha de Argentinos cuando de repente Lucas Pratto recibió recostado por la izquierda, encargó hacia el medio y sacó un misil que el pobre Nereo Fernández sólo vio luego de que se incrustara en su arco. Esta vez, el delantero del Fortín le agregó una dosis de técnica a su habitual potencia y de la combinación surgió un remate implacable que le dio la victoria a Vélez en el primer paso hacia el bicampeonato.

El partido: en una Bombonera colmada por el regreso de Carlos Bianchi luego de ocho años y con la gente exultante por la noticia del regreso de Juan Román Riquelme, Quilmes fue protagonista durante gran parte del primer tiempo y cacheteó a Boca en dos oportunidades. En apenas 8 minutos, la defensa local quedó desnuda: primero, con una cortina sensacional que dejó fuera de juego a Somoza y le permitió cabecear solo y de frente al arco a Wilfredo Olivera. Y tres minutos más tarde, fue Cristian Menéndez el que aprovechó el evidente desorden defensivo para picar al vacío y picarla –valga la redundancia- ante la salida tardía de Orión.

Sin embargo luego de una buena triangulación en la derecha y un movimiento impecable de Burrito Martínez para parar la pelota y girar en un solo tiempo, Erviti llegó por el segundo palo para descontar e irse al vestuario con la sensación de que Boca aún estaba vivo.

En el complemento, dio la sensación de que a Quilmes le faltó fuerza para liquidarlo de contraataque y Boca empujó hasta empatarlo. Hubo un momento de desconcierto, cuando con el partido ya empatado Caruzzo cometió una evitable falta en el área y Pablo Lunati le sacó la segunda amarilla y además sancionó el correspondiente penal. Ésos son los momentos en los que tiene que aparecer el arquero de un equipo grande. Orión se agigantó ante Cauteruccio y le dio vida al equipo de Bianchi, que tres minutos más tarde, con una volea fantástica de Burdisso dio vuelta el partido.

Dos sorpresas ingratas de la fecha fueron los bajísimos rendimientos de Estudiantes y Racing, que recibieron tres goles ante Tigre y Atlético de Rafaela, respectivamente. El Pincha había arrancado bien con un golazo de tiro libre de Marcos Gelabert, pero luego se desmoronó y sobre el minuto final de la primera etapa ya estaba abajo en el marcador y nunca pudo revertir el resultado.

Distinto fue lo de Racing que en ningún momento del partido jugó. El equipo de Zubeldía estuvo ausente en la cancha y si bien durante el complemento dominó la posesión de pelota, nunca supo qué hacer con ella y Atlético, ordenado y aprovechando el tamaño de la cancha se dedicó a presionar en mitad de cancha con la tranquilidad de que la Academia jamás remontaría el 3-0.

Afortunadamente, sólo hubo un encuentro sin goles. San Martín y San Lorenzo no generaron demasiado en la noche de sábado en San Juan, aunque hubo una atajada de Migliore en el segundo tiempo digna del aplauso y luego de una serie de rebotes en el área chica, el arquero del Cuervo volvió a abrazar la número cinco con su característico gesto técnico de abalanzarse sobre ella.

Se fue la primera del Final. Había arrancado con pocas luces el viernes, pero la tensión volvió a niveles normales el sábado y, por momentos, tuvo picos en los que más de una garganta se quemó. Con ilusión, como siempre, se espera una segunda fecha igual o más apasionante. Hasta la próxima…

Artículos relacionados