thumbnail Hola,

Comienza el Torneo Final y Goal.com ofrece un panorama con la actualidad de Boca, Independiente, Racing, River y San Lorenzo.

En los últimos diez años aproximadamente el mote de “Cinco grandes” que reciben Boca, Independiente, Racing, River y San Lorenzo parece más un título honorario que un reflejo de la realidad deportiva. La Academia en Promoción en 2008, el Millonario descendiendo por la misma vía en 2011, el sufrimiento de los Cuervos en la temporada 2011/2012, la comprometida actualidad de Independiente son ejemplos de este “crepúsculo de los dioses” del que solo Boca parece alejado, aunque vale recordar que al iniciarse el Apertura 2011 su situación en la tabla de los promedios no era muy holgada. Con esto en mente daremos un panorama de las expectativas y chances de cada uno.

Boca apostó fuerte con el retorno de Carlos Bianchi, el entrenador más exitoso de su historia. Los laureles del Virrey están frescos y en particular no tiene en su historial ningún fracaso resonante, al menos en el fútbol argentino. Se espera de él su legendaria capacidad para potenciar a jugadores que generalmente son señalados como limitados. Si Bianchi conserva intactas sus facultades se supone que el plantel igualar o mejorar las performances del año pasado en el ámbito local e internacional. En particular el gran sueño del Xeneize es conseguir la séptima Copa Libertadores de su historia. Probablemente su técnico priorice este torneo, sin embargo un arranque arrollador en el Final le podría dar margen para afrontar ambas competencias con probabilidades de éxito.Dio uno de los grandes zarpazos del mercado de pases al contratar al Burrito Juan Manuel Martínez, y en las últimas horas se abrió la posibilidad de reincorporar a Juan Román Riquelme. Boca aparece como un gran candidato a ganar al menos un título este semestre, aunque puede observarse que la diferencia de individualidades del club del sur porteño no es tan grande respecto a los equipos que pelearon el Inicial como Vélez o Newell’s.

En la vereda de enfrente está otra apuesta al pasado glorioso. Ramón Díaz volvió a River luego de diez años de ausencia. Llegó al igual que Bianchi con el prestigio de sus campañas en los ’90 y en 2002, pero también con las dudas a cuestas de sus malos pasos por San Lorenzo e Independiente. Claro que al hincha millonario le importa poco considerando los altibajos del ciclo de Almeyda, que en el momento de su despido cumplía un mediocre Inicial que no daba garantías de olvidarse del fantasma del descenso. ¿Es candidato River? Difícil de saber. Dependerá de que el Pelado logra potenciar o no las capacidades de sus dirigidos. Su plantel no es como en otros tiempos un exuberante conjunto de virtuosos, pero tiene en Leonardo Ponzio, Rodrigo Mora, David Trezeguet y Marcelo Barovero nombres destacados para los puestos en los que se desempeñan. Lo más probable es que River esté en el pelotón de arriba, pero sus posibilidades de salir campeón dependen no solo de su juego sino de cómo se desempeñe contra rivales más armados. Para juzgar a sus incorporaciones (Leonel Vangioni y Juan M. Iturbe) habrá que esperar a que tengan más minutos, puesto que jugaron poco durante los amistosos de verano.

Avellaneda ofrece contrastes. Uno de sus equipos tiene un plantel por lo general elogiado, un panorama institucional por el momento calmo y solo afrontará el Torneo Final durante este semestre. El otro se juega la permanencia, viene de un Inicial que no le permitió salir de la zona caliente de los promedios e intenta remontar una pesada herencia dirigencial. Hace unas décadas atrás esta descripción hubiera correspondido a Independiente en primer lugar y a Racing en segundo, pero los términos se han invertido.

La Academia fue animador del Apertura 2011, no anduvo bien en el Clausura 2012, y cobró protagonismo otra vez en el Inicial, aunque le faltó regularidad. Con un plantel joven y algunos baluartes en sus líneas (por ejemplo Sebastián Saja, considerado uno de los mejores arqueros del medio local) todo parece indicar que el equipo que dirige Luis Zubeldía puede ser uno de los animadores del torneo. De hecho, es entre los grandes el que mejor panorama tiene a priori ya que no enfrentará doble competencia ni tiene a cuestas la presión de luchar por la permanencia. Además en las últimas 48 horas pisó fuerte en el mercado. Mario Bolatti confirmó su regreso a la Argentina, y surgió en la posibilidad de incorporar a Hugo Perotti, quien se mostró entusiasmado con la idea de llegar a préstamo a nuestro país. Tanto el entrenador como la dirigencia expresaron su buena predisposición, aunque por el momento no hay nada concreto más allá de las declaraciones de ambas partes. Racing viene insinuando hace rato, ¿la tercera será la vencida?

Independiente en cambio parece no tener paz. El torneo de verano dejó un saldo pobre, y el empate contra Tigre en el partido que tenían pendiente le impidió salir de la zona de descenso de directo, algo que hubiera aportado un poco de esa calma tan necesaria para afrontar un campeonato decisivo. Apuesta a figuras de tiempos mejores, como el Rolfi Daniel Montenegro y la dirección técnica de Américo Rubén Gallego. El Tolo ya sacó otras veces las castañas del fuego, pero parece que esta vez la pendiente es más empinada. A la falta de respuestas futbolísticas se suma un complicado clima institucional, con el presidente Javier Cantero tratando de reducir el poder de la barrabrava, lo cual ya tuvo consecuencias desagradables como se vio en el partido contra Belgrano de Córdoba. Está claro que Independiente no es en principio candidato a ganar el campeonato. Su principal objetivo es evitar el descenso, aunque Tigre demostró el año pasado que se puede luchar por la permanencia peleando bien arriba.

Finalmente San Lorenzo no es considerado candidato en forma unánime, pero sí se espera que haga una campaña destacada. Ricardo Caruso Lombardi terminó su etapa en el Ciclón de un modo escandaloso, como le sucedió en muchos de sus ex­­­­-clubes. Tomó las riendas del equipo Juan Pizzi (de destacada temporada 2011/2012 en Rosario Central pese a que no logró ascender al Canalla) y la campaña del cuadro azulgrana se enderezó hasta conseguir un alentador panorama. La amenaza del descenso no está completamente dejada de lado, pero San Lorenzo se alejó bastante de la zona de riesgo, y en particular mejoró el nivel del equipo, que hizo buen “sprint” final consiguiendo catorce de los últimos dieciocho puntos en juego. Así, Pizzi busca armar un equipo que haga olvidar definitivamente los días de incertidumbre. Por el momento cambió defensor por defensor, ya que fue vendido Nicolás Bianchi Arce (al Pescara) y llegó Mauro Cetto, proveniente del Palermo. Si mantiene el nivel no sería una sorpresa que San Lorenzo se convierta en uno de los animadores del torneo.

Artículos relacionados