thumbnail Hola,

Comienza un semestre decisivo para los tres equipos que están en zona de descenso y el panorama es disímil al de Olimpo y Banfield en esa misma altura de la temporada pasada.

Luciano Román Garzo
Redactor
Goal.com Argentina
Seguilo en

El Torneo Final está por comenzar y promete ser emocionante. No sólo porque habitualmente habrá equipos pugnando por el título, sino porque también será vibrante la lucha entre los que tienen promedios bajos, dos de los cuales son Independiente y San Lorenzo, aunque éste último, con la mejora en la última parte del Inicial, se alejó un poco de la zona de descenso.

Al ser tres los que perderán la categoría de forma directa -ya no existen las promociones- no habrá términos medios y en esta pelea Quilmes y Unión tienen sus destinos casi sellados: ambos comienzan el semestre con un punto de promedio aunque dividen de distinta forma, ya que el Cervecero ascendió la temporada pasada, mientras que el conjunto santafesino está disputando su segunda campaña consecutiva en Primera División. El tercero en cuestión es el glorioso Independiente de Avellaneda, cuya rica historia copera no se ve reflejada en su actualidad. Si bien ganó algunos partidos con la llegada de Américo Galleg,o concluyó el Inicial antepenúltimo en la tabla y sin victorias en las últimas ocho fechas.

Aunque la temporada pasada fue atípica porque nadie esperaba que Banfield descendiera, y sin embargo terminó bajando al Nacional B, al comparar los promedios del Taladro y Olimpo, los dos relegados en junio pasado, con el de Independiente, la conclusión final es que los hombres del Tolo Gallego deberán batallar y mucho para evitar la deshonra que significaría perder la categoría por primera vez en la historia del club. Ni hablar de Quilmes y Unión, cuyo cambio en el nivel de juego deberá ser radical si pretenden quedarse en lo más alto del fútbol argentino.

Dos años después de haberse consagrado campeón por primera vez en su historia, Banfield terminaba el Apertura 2011 último y con apenas once puntos, producto de tres partidos ganados y dos empatados. Sin embargo, su promedio en ese momento era de 1,378, por lo que en la actual temporada estaría décimo en la tabla, pero en la 11/12 no le alcanzó y con la pésima labor del equipo en el Clausura (también hizo 11 puntos) terminó perdiendo la categoría. Ni hablar de Olimpo, cuyo descenso se consumó antes de aquella histórica última fecha en la que se jugaron cinco partidos en simultáneo porque se mezclaban equipos que definían los descensos con los que peleaban por el título que finalmente terminó ganando Arsenal.

Con la vara cada vez más alta, ya no hay una determinada cantidad de puntos a sumar que puedan dejar tranquilo a un equipo. La única salida para Independiente, Quilmes y Unión es sumar la mayor cantidad posible de puntos en las primeras fechas, para luego tener un margen de error, aunque éste ya es muy estrecho. Quedan 19 fechas, 57 puntos en juego y cuatro meses que serán intensos. Muchos pueden salvarse y otros que parecen estar tranquilos, pueden caer.

Artículos relacionados