thumbnail Hola,

Se viene el verano, días de poco fútbol pero decisivos para el futuro de los cinco grandes del ámbito local.

El caluroso verano argentino será el periodo en el que los cinco clubes grandes del país se prepararán para un primer semestre de 2013 que tendrá a todos protagonizando la lucha por objetivos dispares. Uno en el plano internacional, otros dos como aspirantes al título local y otros dos que estarán comprometidos en la lucha por no descender hasta el final.

Después de brindar por el regreso de Carlos Bianchi y a la expectativa del retorno de Juan Román Riquelme, el revitalizado Boca volverá a los entrenamientos el cuatro de enero. El seis partirán rumbo a Tandil, hasta el 19 del mismo mes. Será una etapa fundamental y decisiva para el futuro de un equipo que aspira a conquistar la Copa Libertadores de América. Se hospedarán en el hotel Amaike, un lujoso edificio con todas las prestaciones para los Xeneizes. 

River, esperanzado también con la vuelta de Ramón Díaz, comenzará su camino en Ezeiza el cuatro de enero. Del 7 al 22, al igual que Boca, entrenarán en Tandil, aunque se hospedarán en el hotel Elegance. Su objetivo será recuperar la gloria perdida y pelear el Torneo Final. Racing no abandonará Avellaneda. Entre su elegante estadio y el Predio Tita repartirá sus rutinas para afianzar la fisonomía de un equipo que tiene que pulir a sus joyas para soñar con el título.

Independiente y San Lorenzo no solo tienen en común el tres de enero como fecha de su regreso a su actividad habitual. Ambos, compartirán escenario, a un par de kilómetros de distancia: el Rojo estará en Pilar y el Ciclón en Los Cardales. Dos rivales que lucharán por no descender a la B Nacional estarán a minutos de distancia, celosamente custodiados para no revelar una pretemporada que será determinante para su futuro.

Artículos relacionados