thumbnail Hola,
La Bombonera rugió furiosa contra Falcioni y Angelici

La Bombonera rugió furiosa contra Falcioni y Angelici

Mensajes contra Falcioni / Fotobaires

En el entretiempo del partido que Boca le ganó a Godoy Cruz, la gran mayoría del estadio repudió a Falcioni y al presidente Angelici y pidió por la vuelta de Juan Román Riquelme.

La tarde soleada en La Boca se transformó en un infierno con epicentro en la mítica Bombonera. En tiempos en que absolutamente todo está politizado, y la gente participa desde la opinión o la acción, el final del Torneo Inicial se imaginaba poco tranquilo para todo el pueblo xeneize. El partido con Godoy Cruz, extrañamente, no definía nada. Era como el show programado, la excusa para juntar varias cuestiones en un solo lugar, en un solo momento. La vuelta de Martín Palermo a La Bombonera, el retiro de Rolando Schiavi, la novela sobre la renovación de Julio Falcioni, las encuestas que pedían a Carlos Bianchi y un Riquelme que se paseó durante toda la semana por cuanto programa deportivo quisiera ponerle un micrófono. Todos esos ingredientes, juntos, explotaron en el entretiempo.

Mucha gente se acercó a la Bombonera para despedir a un Boca que, ya clasificado a la Copa Libertadores, y con el campeonato definido a favor de Vélez, no peleaba por nada. Pero los hinchas igual llenaron la cancha. ¿Las razones? Las antes nombradas. La previa fue tranquila, con entrega de plaquetas a Palermo y Abbondanzieri, hoy entrenadores del rival de turno, Godoy Cruz. Ambos fueron ovacionados y, minutos después, dio comienzo el partido. Un flojo primer tiempo de Boca, el 0-0 consumado y todos camino a los vestuarios. Ahí empezó el suplicio para Falcioni. El entrenador vio y oyó como el estadio casi completo se venía abajo al grito de "Falcioni, hijo de p...". Cabizbajo, el Emperador se retiró en silencio y bajó el túnel hacia los vestuarios.

En la cancha, los insultos seguían. Ahora, el destinatario era el presidente: "Angelici botón, sos un hijo de p... la p... madre que te parió". La gente en la Bombonera había tomado partido. ¿Por quién? "Riqueeeeeeelme, Riqueeeeeelme" fue el siguiente canto, clamor popular, que estalló desde las gargantas de los hinchas de Boca. El público xeneize responsabiliza a Falcioni y a Angelici por la ida del máximo ídolo de la historia bostera. En ese momento, el clima en la cancha se empezó a enrarecer. Varios barras se desperdigaron desde su habitual lugar en la segunda bandeja hacia el resto del estadio para acallar las voces de los hinchas que, influenciados o no por los medios o los mismos protragonistas, daban su sentencia a grito pelado. Con un "Dale Booo" que surgió desde la barra, las protestas de la gente fueron finalmente acalladas. Con los minutos, todo se calmó.

Varios fueron los motivos por los cuales se dio el estallido de esta tarde. El mal juego del equipo, la idea del presidente de renovarle al entrenador, las idas y venidas entre Falcioni y Riquelme... Y el mismo Riquelme. Román se encargó durante esta semana de echarle leña a un fuego que ya estaba bastante avivado. Hizo un raid mediático supuestamente para mostrar un premio que le entregaron en Brasil y que Angelici le negó poder mostrarlo hoy en la cancha. Sí, Román quería mostrar el premio hoy, el día del retiro de Schiavi y de la vuelta de Palermo y Abbondanzieri, el día en el que Falcioni dirigía el último partido en Boca hasta que se decida si se le renueva o no el contrato. De paso, Riquelme aprovechó para tirar sus indirectas e ironías contra Falcioni y recalcar una y mil veces que él es "hincha de Boca", quizás dirigido a Angelici, simpatizante de Huracán.

Lo cierto es que Riquelme se fue de Boca porque quiso, o al menos eso fue lo que dijo aquella noche luego de haber perdido la final ante el Corinthians en San Pablo. Pero también es cierto que tanto Falcioni como Angelici, que nunca lo quisieron, le hicieron la vida muy difícil. Y el presidente también sumó para la explosión de hoy. Aún sabiendo que la relación entre el entrenador y los hinchas está rota, Angelici, desafiante, se reunió con Falcioni y le ofreció renovarle el contrato. Una iniciativa que enfureció a los hinchas que, por medio de las redes sociales, hicieron saber su descontento. Lo curioso fue que desde las mismas cuentas oficiales del club en Twitter y Facebook se empezó a criticar duramente al entrenador, pero principalmente al presidente. Incluso una encuesta de la cuenta de Twitter @BocaJrsOficial sobre quién debería ser el nuevo entrenador, dio como resultado un triunfo aplastante de Carlos Bianchi, seguido por Rodolfo Arruabarrena y luego, con una ínfima parte de los votos, Julio César Falcioni.

El final del partido trajo un poco de paz para Falcioni y Angelici. El agónico gol de Nicolás Blandi, que le dio la victoria a Boca, dio paso a la emotiva despedida de Rolando Schiavi. El Flaco recibió la ovación de todo el estadio y los saludos afectivos de cada uno de los jugadores de Boca. Tan emocionado estaba el defensor, que se quedó varios minutos más en la cancha disfrutando del momento y regalando pelotas a los hinchas.

Pero como no podía ser de otra manera, el final de esta novela todavía no está está escrito. Falcioni, el sujeto en cuestión, apenas terminó el partido y fue consultado sobre si seguirá o no, dio una respuesta ambigua, aunque se lo notó golpeado por la reacción del público xeneize. En la semana se verá qué resolución toman tanto el entrenador como el presidente.



Artículos relacionados