thumbnail Hola,

El Sabalero dominó todo el partido y logró un triunfo para despedirse de su público con una sonrisa. El Bicho volvió a perder y no logra enderezar el rumbo en el campeonato.

El Cementerio de los Elefantes despedía a un Colón que había arrancado el campeonato a todo vapor pero que se quedó sin carbón a partir de la mitad, algo que le suele ocurrir muy seguido al club santafesino. Los de Roberto Sensini querían regalarle a su gente un triunfo en el último partido del año como local. Enfrente estaba el Argentinos de Gabriel Schurrer, que venía de perder y, a pesar del cambio de entrenador, todavía no encontró el rumbo y los resultados.

En un partido abierto, el primero que golpeó fue el Sabalero a los 25 minutos por medio de Emmanuel Gigliotti, que aprovechó una mala salida de Luis Ojeda para marcar con el arco vacío. Colón parecía que dominaba el juego pero seis minutos después, el mismo Gigliotti puso la mano en su propia área y Sergio Pezzotta cobró penal. Pablo Bárzola se hizo cargo de la ejecución y anotó el empate provisorio.

Cuando parecía que el primer tiempo se iba empatado, apareció Iván Moreno y Fabianesi para hacer una muy linda pared con David Achucarro que el español definió de rastrón al lado del palo derecho de Ojeda que nada pudo hacer. El 2-1 era más justo. En el segundo tiempo, Argentinos fue a buscar el empate pero dejaba espacios para la contra de Luque y Mugni. A los 35, otra vez Gigliotti apareció para marcar el tercero del local y sentenciar el partido.

Párrafo aparte para El Animal Gigliotti, que parece haberse reencontrado con su mejor nivel en Colón. El delantero llegó a ocho conquistas en este torneo y es uno de los máximos goleadores. Luego de un paso mediocre por San Lorenzo, Gigliotti llegó a Colón para luchar un lugar con Rubén Ramírez, un nueve que siempre rinde. El Animal aprovechó las oportunidades que tuvo y a fuerza de goles le ganó el lugar al Gordo.

Argentinos volvió a perder como en la última fecha ante San Lorenzo y, aunque todavía no está en la zona roja, el bajo promedio ya empieza a preocupar por La Paternal. Los dirigidos por Schurrer no jugaron mal, pero no lograron posicionar al ecuatorio Luis Anangonó de cara al gol. El Bicho tiene a varios jóvenes con mucho futuro como Gaspar Iñíguez, Matías Laba, Santiago Nagüel, Marcos Figueroa y Leandro Barrera. Lo único que le falta es afianzarse como equipo y conseguir resultados.

Relacionados