thumbnail Hola,
Capítulo XVII: Se acortó la lista

Capítulo XVII: Se acortó la lista

Vélez le ganó a All Boys y acaricia el campeonato / FotoBaires

Vélez festejó en el final y puede ser campeón en la próxima si Lanús, que empató ante Estudiantes, no gana. Boca borró a Racing y se ilusiona, y Newell's se despidió de la lucha.

Se terminó la decimoséptima fecha del Inicial y en este casting quedaron menos aspirantes a la gloria. Newell’s se automarginó empatando con Unión, que todavía no sabe lo que es ganar en este semestre, mientras que en la lucha por ver quién de los dos seguía en carrera, Boca se impuso con autoridad ante un Racing deslucido que fue la cuarta parte de lo que había mostrado ante Quilmes y por eso sólo convirtió un gol.

El momento épico de la fecha duró cuatro minutos y tuvo lugar en Floresta, donde Vélez no podía con All Boys pero a los 41' del segundo tiempo Pratto abrió la cuenta e hizo delirar a todo el pueblo fortinero. Antes del final, Ferreyra se sacó la mufa del gol errado ante Boca e hizo explotar al Tigre Gareca, que terminó revolcándose en el piso con el Turu Flores, escena similar a la de Diego tras el gol de Palermo ante Perú, por las Eliminatorias rumbo a Sudáfrica.

En cuanto a las estadísticas, esta fue la fecha que menos tarjetas rojas tuvo -sólo una- aunque el bajo nivel de los árbitros está relacionado con ese número, por ejemplo: Germán Delfino no expulsó a Schiavi por un codazo en la cara a Vietto y Juan Pablo Pompei fue demasiado permisivo con los jugadores de Estudiantes, que se turnaron para hacer faltas sistemáticas ante Lanús.

El promedio de goles por suerte dio un salto con respecto a la fecha pasada pero así y todo no llegó a los 30, cifra que ya habrá que descartar porque claramente es cada vez más difícil que haya tres goles por partido. Esta fecha fue parda entre victorias locales y visitantes, ya que hubo tres de cada lado y cuatro empates, de los cuales sólo uno no tuvo goles y dos tuvieron cuatro gritos cada uno.

El partido: en la previa, el encuentro en la Bombonera entre Boca y Racing era el plato fuerte de la fecha porque de haber un ganador, el otro se despediría del torneo y además, el Xeneize venía de ganarle al líder Vélez y la Academia de golear a Quilmes.

Gradualmente los de Falcioni fueron imponiendo su dominio en la cancha hasta minimizar a Racing a punto tal que el único peligroso fue Centurión y cada vez que la agarró terminó en el piso, a veces víctima de fuertes faltas y otras por el simple contacto con los rivales. Con un cabezazo de Caruzzo y dos pinceladas del fenomenal Leandro Paredes el local liquidó al equipo de Zubeldía, que luego aprovechó la relajación de su rival para anotar el descuento y hasta pudo haberse puesto a un gol pero el palo izquierdo le negó el gol a Luciano Vietto.

Más allá de que no haya sido una goleada abultada, Boca fue el equipo que le metió más de un gol a Racing en este semestre y lo hizo jugando en un gran nivel, algo que hasta aquí no había hecho en el certamen.

El equipo: por lejos y ante la merma de los que luchan por el título, Boca fue el más destacado de esta jornada. Primero porque ganó un clásico ante un Racing que peleaba por seguir de cerca a Vélez y además, porque lo hizo con mucha autoridad de la mano de tres jóvenes que tuvieron una gran actuación: Guillermo Fernández, Cristian Erbes y Leandro Paredes. Volvió la solidez defensiva con Schiavi como líder de la última línea y la frescura de los volantes se notó en las duraciones de la transición defensa-ataque, una fase del juego que en varios partidos se caracterizó por ser demasiado extensa y de esa forma se perdía completamente el factor sorpresa.

Racing llegaba a la Bombonera con apenas siete goles en contra y en 90 minutos, el equipo de Julio Falcioni le convirtió tres y lo borró de la lista de aspirantes al título.

El jugador: otra vez se destacó en un clásico. Aquella tarde en el Monumental, fue clave en la posesión final que derivó en el gol de Erviti. Una fecha más tarde, en la Bombonera y ante San Lorenzo, Leandro Paredes quemó dos veces la red del arco de Migliore con remates de media distancia. Misma cancha y distinto rival, pero igual actuación la del pasado domingo ante Racing, que sufrió la calidad de este joven de apenas 18 años, que a veces tiene que sufrir la voluntad de un técnico que lo hace jugar por la banda izquierda, pero que cuando se ubica en el medio y se hace eje del equipo, marca la diferencia.

El gol: hubo varias muestras de majestuosa calidad en esta fecha, Paredes, Scocco y Luna, todos de afuera del área convirtieron grandes goles, pero Rubén Botta, sin dudas, marcó el mejor de la fecha. Cruzó la raya central por la izquierda con mucho campo libre por delante y cuando llegó al vértice del área grande enganchó para el medio, dejó en el camino a Zuqui, a San Román y ya en el área chica definió con un potente zurdazo arriba ante la salida de Ibáñez.

No es la primera vez que un gol de Botta da que hablar. Este volante también hizo dos golazos en la Copa Sudamericana ante Cerro Porteño y Deportivo Quito, y su técnico Néstor Gorosito ya se lamenta porque cree que durará poco en el plantel de Tigre.

Además del clásico entre los dos grandes que integran el pelotón de los punteros, también hubo otro que juntó a los dos de este selecto grupo que posiblemente hayan tenido uno de los peores semestres en los últimos años: Independiente y River. El Rojo no pudo ganarlo a pesar de las incontables chances que tuvo abajo del arco y además es menester recordar que Néstor Pitana no sancionó un clarísimo penal por mano de González Pírez. Los de Gallego siguen en descenso directo y San Lorenzo se escapa, mientras que River está inmerso en un mar de dudas, de las que ya no se salva ni Almeyda, cuyo futuro está cada vez más atado a los resultados de estos dos partidos que quedan.

Para Newell's la recta final del campeonato fue una pesadilla y eso que aún no concluyó. El empate ante Godoy Cruz fue el inicio del desmoronamiento del equipo de Gerardo Martino, que encima sufrió las lesiones de tres jugadores determinantes: Heinze, Maxi Rodríguez y Lucas Bernardi. Esta vez el cuadro rosarino empató ante Unión, que todavía no ganó en el semestre y ante la Lepra se había puesto en ventaja en el primer tiempo pero luego Tonso y Scocco rescataron aunque sea un punto, que sirve para acercarse a lo que al objetivo más importante, que es salvarse del descenso.

Otro que también se despidió fue Belgrano, que aunque debe terminar el partido ante Independiente en el que gana 1-0, empató con San Martín de San Juan y quedó lejos de Vélez. De aquel encuentro sólo se puede rescatar el golazo de Luna, que fulminó a Olave desde más de 30 metros con un derechazo impecable.

Sólo dos fechas restan para culminar el Torneo Inicial aunque si Vélez derrota a Unión y Lanús no puede imponerse ante River en el Monumental, el conjunto de Gareca será campeón. Sabiéndose lejos de la gloria por una cuestión matemática, Boca visitará a Arsenal esperando que su clásico rival lo ayude y que Unión tenga una actuación similar a la del encuentro ante Newell's. Emoción no va faltar. Hasta la próxima...

Artículos relacionados